¿Cómo debería de ser el compañero de viajes perfecto?

Viajar solo es algo que a algunos les encanta. Pero la mayoría preferimos viajar acompañados. Un amigo. Un familiar. La pareja. Un vecino. O un conocido. Hoy hablamos de ¿Cómo debería de ser el compañero de viajes perfecto?

viajes

Probablemente muchos de nuestros lectores han echado de menos este mes algún artículo de esos que hacemos en muchas ocasiones englobados entre curiosidades y consejos prácticos. Y no iba a terminar febrero sin al menos dejar uno para que lo disfrutéis. Y en este caso me he puesto a reflexionar acerca de cómo debería ser el compañero de viajes perfecto. Y es que eso de viajar no es la cosa más fácil del mundo, al menos en cuanto a lo que se refiere a que siempre estemos de acuerdo con la compañía y que sigamos el mismo ritmo. Así que hoy nos vamos a conocer algunas de las claves más básicas que debería cumplir, aunque claro, recordemos que la perfección es algo que cuesta encontrar, con lo que tampoco vale obsesionarse, con que tenga la mayoría de estos puntos, nos lo pasaremos bien.

Pese a que hay viajeros que disfrutan de sus viajes solos, porque precisamente esa soledad te otorga mayor independencia, mayor capacidad de decisión y sobre todo te permite conocer más gente en cualquier destino al que vayas porque al no llevar a nadie al lado acabamos buscando socializar mucho más, para los que prefieren viajar acompañados, o para aquellos que le van a dar otra oportunidad a un compañero de viajes porque quizás se precipitaron escogiendo el inadecuado, los consejos que te mostramos a continuación te ayudarán. Y no importa si es un amigo o amiga, un vecino, un conocido o tu pareja. En esto de viajar junto y no acabar peleados, hay que tener una guía básica de compatibilidad. Sino, mejor que las próximas vacaciones cada cuál las pase con un compañero perfecto para no acabar por arruinarlas mutuamente.

En busca del mejor compañero para viajar

Lo más obvio, pero precisamente por obvio lo que a veces olvidamos es tener gustos similares. SI tu eres de los que no te pierdes una fiesta, y llevas contigo a una persona opuesta a la que le encantan los madrugones para pasear por los monumentos, tarde o temprano acabaréis por ir cada uno a lo suyo. Y la idea de llevar un acompañante es más bien otra. Así que procura, al menos si no quieres problemas, dejar claro tus planes, ver los que tiene la otra persona y adaptarse lo más que se pueda el uno al otro. Si no le ves demasiado sentido, mejor buscar otro compañero de viaje.

Alguien independiente. Probablemente nos encanta compartir experiencias con la persona que viajamos, pero a nadie le disgusta un poco de independencia. Si habéis quedado de tarde para tomar algo y tú has visto un centro comercial en el que las tiendas que te ecantan están al completo y en rebajas, y la otra persona ve que el museo de enfrente tiene entrada gratuita, tampoco hace falta que vayáis pegados el uno al otro, y cada cuál puede hacer el plan que mejor le venga. Cuando terminéis os volvéis a juntar y de seguro que os sentís mucho mejor que tu de museos y que el otro, de tiendas ¿No te parece?

Proactividad: tener a alguien al que siempre hay que decirle lo que hacer y darle el plan punto a punto es raro que nos guste. Quizás si somos muy controladores puede que la situación la podamos llevar mucho mejor, pero a la larga cansa. Es siempre mejor llevar con nosotros a alguien al que le guste opinar, tenga ideas propias y sobre todo que proponga cosas que hacer. Al fin y al cabo, dos cabezas siempre piensan mejor que una, con lo que ya que tenemos el placer de viajar acompañados, mejor sacar provecho del refrán.

Curioso y con ganas de buscar aventuras: para mi ésta debería ser la primera cualidad. Cuando voy por primera vez a una ciudad me gusta explorarla más allá de lo que me pueda encontrar en una guía de viajes. Prefiero ver lo que los turistas ven, y luego perderme en sus calles. Si voy con alguien al que esto no le acaba de convencer o no tiene ganas de vivir aventuras más allá de lo que marcan las reglas no escritas del turismo masificado, sinceramente, creo que me perdería parte de la magia de lo que una ciudad nueva tiene para mi. Hacer locuras de vez en cuando está bien, y volviendo a los refranes es un buen momento para rescatar aquel de lo que pasa en Las Vegas se queda en las Vegas sustituyendo claro está la ciudad de los EE.UU por el destino que cada cuál tenga en mente para recorrer con ese compañero perfecto que si has llegado hasta este párrafo habrás ya encontrado ¿o no?

Imagen: jlmaral

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...