7 cosas que no hacer en Roma

Roma ha sido el centro del mundo durante muchos años, ya fuera como capital del Imperio Romano o como ciudad que emplaza, a su vez, la sede de la iglesia católica en el mundo. Son muchos los viajeros que viajan hasta Roma y casi todos ellos repiten en cuanto les es posible. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce y en Roma hay cosas que aconsejamos no hacer o, al menos, tener una idea real de lo que nos espera.

Vista de la Roma Antigua

Vista de la Roma Antigua

  1. Usar el metro para desplazarte por la ciudad
    Nunca uses el metro de Roma porque tan solo hay dos líneas (roja y azul) que se cruzan en un único punto de la ciudad. Por ello, lo mejor será que cubras las grandes distancias mediante la gran red de autobuses de la ciudad eterna (los lugareños tienen fama de no pagarlo) y así también verás el paisaje. Te recomendamos que vayas andando siempre que puedas por lo que es imprescindible que lleves calzado cómodo.
  2. Agrupar los diferentes monumentos, iglesias y puntos de interés por zonas
    Roma tiene miles de años de civilización ubicados, mayoritariamente, dentro de la zona amurallada. Nosotros te recomendamos que visites la ciudad siguiendo una línea cronológica, es decir, agrupando los monumentos según el período de la historia en el que fueron importantes. Que no te de miedo andar un poco, la experiencia vale la pena.
  3. Paseando ya irás encontrando cosas que ver
    Hace falta una planificación de lo que vas a ver cada día en la ciudad eterna. Roma tiene muchos monumentos, iglesias y otros tantos puntos de interés que no pueden verse paseando al tuntún. Lo que si puedes hacer es reservarte un poco de tiempo para deambular por las calles menos transitadas, te recomendamos hacerlo en el bello Trastevere o por la noche en el centro.
  4. Con mis clases de historia del arte del instituto puedo viajar a Roma sin problemas
    Fatídico error. Roma tiene una concentración de obras de arte, museos, palacios y edificaciones que unas pocas clases en tiempos mozos no pueden cubrir. Si no se quiere ir en un viaje organizado, lo mejor es contratar a guías o audioguías para los museos o monumentos más relevantes. Una buena guía puede acabar de completar el viaje.
  5. Ir a una iglesia un domingo en pantalones cortos y tirantes
    La sociedad romana es especialmente católica y la mayoría del gran número de sus iglesias celebra misas y ceremonias con regularidad. Aunque se procura que estas celebraciones sean en un horario previo o posterior al paso de turistas (primera hora de la mañana o última de la tarde) es aconsejable no visitar las iglesias en Domingo para no molestar. Lo que es importante es vestir con pantalón o falda por debajo de las rodillas y con los hombros cubiertos.
  6. Roma es como cualquier gran ciudad española
    Si y no. De entrada en Roma amanece una hora antes que en España y los horarios de museos, palacios o monumentos vienen más determinados por el sol (cierran a media tarde en invierno). En cuanto a comer, si no vas con cuidado un plato de pasta recalentado y una pata de pollo seca te pueden salir a 20 euros. Pasea un poco por las calles, elige un local pequeño y sorpréndete de la gastronomía del lugar, el trato familiar, los buenos precios y la comida italiana echa por la sua mamma.
  7. En cinco días lo puedo ver todo
    No. En tan solo 5 días no lo vas a poder ver todo. Roma tiene una gran concentración de iglesias con mucho interés turístico y un gran patrimonio artístico. Conocer las ruinas romanas y las plazas construidas en la época moderna ya te llevarán mucho tiempo. Organiza bien tu primer viaje y conoce lo más destacado de Roma, déjate para un futuro palacios o iglesias menos relevantes. Si tiras una moneda de espaldas a la Fontana de Trevi sabes que algún día volverás.

Foto: gianfrancopetrella en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 4,00 de 5)
4 5 1
Loading ... Loading ...