Rumbo a Japón: Restaurantes Saizeriya, los VIPs japoneses

En Saizeriya encontramos un restaurante mediterráneo muy conocido en Japón que combina precio asequible con calidad conveniente.

Saizeriya_02

Vivir en Japón es algo más que comer sushi, ramen o tempura. Aunque la comida japonesa en sí misma forma parte normal del día a día en este país, lo cierto es que la comida mediterránea también tiene mucha presencia. Los japoneses saben bien que la dieta mediterránea es parte de lo que impulsa que España tenga la mayor esperanza de vida del mundo, superándoles a ellos por muy poco según las últimas estadísticas. Y dado que su dieta y alimentación también es en parte lo que les ayuda a vivir tantos años, son conscientes de que si unen ambas gastronomías pueden beneficiarse de una manera enorme.

El efecto de esta situación es la presencia de una notable cantidad de restaurantes españoles e italianos en las principales ciudades japonesas. Se puede decir que principalmente es la comida italiana la que tiene una mayor presencia en las calles. La pizza y la pasta gozan de una gran popularidad, por lo que resultan un buen reclamo para los comensales. Pero la gastronomía española también se cuela, cada vez más, entre los ciudadanos, algo también lógico teniendo en cuenta que compartimos muchas materias primas con las tradiciones italianas.

Esta esencia italiana o más bien mediterránea, dado que España también tiene presencia (es un tópico que existan restaurantes italiano-españoles en Japón), es la que representa la cadena de restaurantes familiares Saizeriya, reconocibles por un logo de color verde con letras rojas.

Restaurante VIPs a la japonesa

Con cientos de locas repartidos por todo Japón, Saizeriya es la esencia máxima del estilo de restaurante familiar que triunfa en Japón, un tipo de local donde hay variedad de comida, donde se sirve rápido (aunque esto es habitual en todos los restaurantes japoneses) y en el cual el precio está muy, muy ajustado. La primera vez que visité un restaurante Saizeriya en lo primero que pensé fue en la cadena de restaurantes VIPs de España. También pensé en lo fácil que sería abrir un VIPs en Japón teniendo en cuenta los gustos de los consumidores japoneses y lo que triunfaría su carta estándar (los sándwiches, las quesadillas, las tortitas, etc).

Saizeriya_07

En Saizeriya, como decíamos, hay varias cosas implícitas. La primera es que las raciones, salvo platos principales o ensaladas, son de un tamaño comedido. Un tamaño medio, ni grande ni pequeño, pero con unos precios de solo un par de euros cada uno de ellos. Es fácil que tres personas coman de forma abundante por una factura que no llegará a los 30 euros al cambio de moneda incluso si hemos pagado acceso al Drink Bar (posibilidad de beber todos los refrescos que queramos sirviéndonos a placer con total libertad). En ese precio reflejamos el haber pedido alrededor de 10-12 platos (con varias pizzas, por ejemplo) e incluso algún postre. En comparación al restaurante medio japonés, que no son caros como se suele decir en las leyendas y tópicos, este es un sitio barato, barato, muy barato. Lo que lleva a que, como ocurre en algunos VIPs de nuestro país, la comida no siempre se la mejor.

Si bien en VIPs sabes que la comida es buena, pero que dependiendo del cocinero puede ser mejor o peor, en Saizeriya al ser un restaurante japonés, la receta siempre se cocina de forma exacta. Aquí el problema es si la receta o la forma de preparación está mal planteada desde la base. Por ejemplo, un plato de espinacas con beicon sufre el problema de ser servidas sin que las espinacas hayan sido escurridas, incluyendo una cantidad de agua que le quita cualquier posibilidad de que tengan algún sabor (porque por otro lado el beicon es inexistente más allá de unos pocos trocitos). O la paella, que si bien se intenta reunir un tipo de esencia del plato, no tiene ningún tipo de delicadeza en su preparación y queda como un primo lejano de lo que resulta ser la auténtica paella. Otros platos sí que cumplen y son muy parecidos a los que todos conocemos y hemos consumido a lo largo de nuestra vida en nuestro país.

Pizzas, pasta y platos combinados

La carta de Saizeriya es particular. Cambia de forma frecuente dependiendo de la época y altera algunos de los platos para que los comensales siempre tengan algo nuevo que probar. Las ensaladas son uno de los platos más solicitados, pero los japoneses no tienen una mano demasiado diestra para su preparación. Las hojas siempre se dejan en tamaños enormes y el agua no se escurre como debiera. El uso del aceite de oliva queda diluido debido a la presencia de agua y por mucho que se trate de un restaurante italiano no hay ni rastro del vinagre de Módena, lo que resulta cuanto menos desconcertante. Sí se usan salsas césar, salsa rosa, mayonesa o aceite, pero es muy obvio que a este tipo de selección de ensaladas se le podría hacer un buen lavado de cara para que, sin aumentar el coste, fueran mucho más jugosas y sabrosas. Al menos sí que se contempla el uso de, por ejemplo, aceitunas negras.

Saizeriya_05

Sus pizzas son de guerrilla. El tamaño es menor al medio al que nosotros estamos acostumbrados, pero puedes comer pizza por una media de 3 euros cada una, así que es frecuente incluso pedir varias si somos unos amantes de este tipo de comida. No son pizzas que vayas a recordar, pero cumplen con su función porque el queso es adecuado y los ingredientes, aunque no abundan, tienen buen sabor. Los platos de pasta sí que son abundantes y las recetas sugerentes con algunas variedades que encajan muy bien con lo que esperaríamos, por ejemplo, de un restaurante Ginos, pero en gama económica.

Los platos combinados son la manera de introducir la carne, con hamburguesas rodeadas de patatas fritas, de maíz, de guisantes o de huevo a la plancha. Hay distintas salsas, se usan recetas de salsas japonesas combinadas con el queso y el tomate en algunos casos. La presencia de salsas de ajo también es elevada porque en Japón el ajo tiene una gran demanda (motivo por el cual hay todo tipo de productos condimentados con ajo, desde patatas fritas hasta quesitos).

Otros platos a tener en cuenta

Después de unas cuantas visitas os puedo decir claramente que hay algunos platos mejores y peores en Saizeriya. Los mejillones se sirven con una salsa de ajo, cómo no, y agradan. Las gambas rebozadas son ligeras y entran muy bien, mientras que quien esté en Japón y eche de menos el pan, puede pedir una ración de chapatitas o una barrita de pan de ajo que entra de forma muy suave. Para los amantes del bocadillo, es posible que pidamos una ración de salami, un salami muy flojito, y un trozo de pan, por lo que nosotros mismos nos podremos hacer el bocata. Lo mismo con el jamón serrano, que no es español, sino italiano, y tiene sus diferencias que si sois jamoneros vais a apreciar fácilmente. Si tenéis oportunidad tampoco os perdáis las alitas de pollo, porque se sirven con un buen rebozado y muy calientes de forma que da gusto clavarles el diente.

El proceso para la visita

Saizeriya es un restaurante sencillo que no tiene ningún misterio. Entramos por la puerta y nos preguntarán cuántos somos, así que podemos responder en inglés o con los dedos. Si hay lista de espera tendremos que apuntar nuestro nombre en el cuaderno con la cantidad de personas que vamos a entrar. Una vez nos sentemos tendremos libertad absoluta para revisar la carta a nuestro ritmo. No hay presión. Cuando hayamos decidido qué queremos comer lo único que tenemos que hacer es pulsar el botón que hay en la mesa. Esto hará que venga un camarero a tomarnos nota. La carta tiene los nombres de todos los platos en inglés y aunque el nombre occidentalizado es diferente al japonés que podemos pedir si leemos la carta en el idioma, los camareros nos entenderán. Y sino siempre nos queda la opción de marcar el plato que queremos con el dedo sobre la carta.

Saizeriya_03

Los niños tienen acceso a menú infantil, que no está nada mal. Si pedimos el Drink Bar tendremos que ir a la zona de la máquina de refrescos, coger un vaso, ponernos hielo si queremos y servirnos. Luego nos podemos levantar todas las veces que queramos a por más. Si no hemos pagado el drink bar, podemos ir al mismo también, pero en este caso lo que nos podemos servir es agua gratuita. A última hora de la tarde cuando el restaurante se prepara para el cierre, el drink bar también cierra sus puertas antes de que hayamos terminado de cenar. No es una mala idea servirnos varios vasos y llevarlos a la mesa, dado que entendamos que luego la máquina estará apagada y no podremos servirnos más.

En cualquier momento si creemos que queremos más comida, lo único que tendremos que hacer será pulsar de nuevo el botón y vendrá el camarero a atendernos. Cada ronda de platos que pidamos se transformará en un ticket que se colocará en la mesa en un envase de plástico. Cuando hayamos terminado de comer no pidamos la cuenta. Lo que tenemos que hacer es coger esos tickets que nos han dejado y llevarlos a la zona de caja, la cual se encuentra cerca de la salida del restaurante. Allí nos cobrarán por el montante que sumen los distintos tickets que tengamos.

Para los curiosos hay que decir que también se sirve sangría y que como decimos, hay cambios en la carta frecuentes para adoptar nuevos platos. Aunque es un restaurante italiano, España se cuela de forma habitual con platos más propios de nuestra cocina que de la italiana, así que seguro que lo disfrutáis.

Vía: Saizeriya

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...