Los platos tradicionales de Marruecos

Cous Cous, mechui o zaaluk son solo algunos de los manjares de la impresionante gastronomía marroquí

marruecos

La gastronomía marroquí es una de las más reconocibles y deliciosas de todo el norte de África. Una gran importancia del cordero, una forma sencilla y sabrosa de cocinar las verduras y unos postres muy dulces basados en las almendras y la miel son algunas de las claves de la comida tradicional de Marruecos.

Seguramente el plato más conocido fuera de sus fronteras sea el cous cous, que no es otra cosa sino la sémola del trigo, esférica y muy pequeña, utilizado en todo el norte de África como acompañamiento para otras muchas recetas. Por eso el cous cous puede aparecer cocido y sin nada más, pero como resulta más delicioso es cuando se cocina con verduras y con un toque de carne de ternera o cordero. En ocasiones, el cous cous se cocina dentro de un tajine, un recipiente de barro que permite que los ingredientes se maceren en sus propios sabores, dotándolos de un toque exótico inimitable. A ello ayuda también la abundancia de especias que se utilizan en las recetas de este país, algunas de ellas muy picantes, como la cayena, o de sabores sumamente penetrantes, como el agua de rosas.

El mechui es un cordero entero asado en un horno de tierra y era el plato tradicional del Magreb para grandes celebraciones. Las horas de cocción hacen que la carne sea tan tierna que se deshace en la boca y su sabor viene dado por las salsas con las que se acompaña, algunas de ellas con base de miel, lo que compone una receta de toques dulces y salados muy interesante.

Si te gusta la verdura puedes probar con el zaaluk, un plato a base de berenjenas, tomate, zumo de limón, cilantro y limones encurtidos, que resulta perfecto para acompañar carnes o en solitario.

Los dulces también son elementos clave en la vida marroquí. Pasteles con miel, con sésamo, con una deliciosa pasta de almendras, kaab ghzal o cuernos de gacela (unos deliciosos canutillos rellenos), feqqas con uvas pasas o pastillas (una fina masa de hojaldre rellena de carne y almendras) son algunos de los más conocidos, pero realmente en cada lugar hay variantes deliciosas de estas recetas.

Por último no se puede olvidar la importancia que tiene el té en esta cultura. Visitar Marruecos y no probar uno de sus deliciosos tés verdes, preparados de la forma tradicional y servidos con todo el ceremonial, sería casi un crimen. Recuerda, eso sí, que los marroquíes utilizan las hojas de té para sus infusiones hasta en cuatro o cinco ocasiones y que en cada una de ellas la bebida obtenida es más y más fuerte, por lo que tomar un par de vasitos puede ponerte bastante nervioso si no estás acostumbrado.

Foto: fugzu

Fuente: Turismomarruecos

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...