El restaurante Zielou pone de moda el drunch

El drunch se convierte en el recurso con el cual el restaurante Zielou de Madrid está causando sensación entre los famosos e influencers.

La situación de la pandemia está empujando a que los negocios de hostelería se reinventen y que busquen soluciones a su problema de falta de ingresos. Lo más sencillo que están haciendo restaurantes y bares es recurrir al reparto a domicilio, una asignatura pendiente que, en muchos casos, hasta ahora no habían visto necesaria. Pero hay otros negocios que han tenido que ir más allá y darle vueltas a la situación para adaptarse de una forma distinta. El restaurante Zielou, por ejemplo, lo que ha hecho ha sido adaptar su formato a la nueva realidad y a la forma en la que ahora tenemos que cenar antes.

El Zielou se renovó en febrero con un equipo de élite para conseguir que este local de 2000 metros cuadrados se convirtiera en referencia de la gente de moda, de lo cool y de lo chic al mismo tiempo. Un nuevo equipo plagado de nombres famosos, glamour y elitismo, se ocupó de la renovación y crearon algo de un aspecto arrebatador. Es un lugar donde se puede desconectar, situado en un ático de Chamartín que evoca el ambiente de algunas de las zonas de Nueva York más especiales.

Quienes lo visitan se encuentran con una forma ideal de desconectar, de aislarse de la ciudad y de los problemas y de disfrutar durante un buen rato con el concepto del «drunch». Esta combinación de los términos «dinner» (d) y «brunch» (runch) tiene la intención de hacer que la merienda de toda la vida sea más cool.

Es tan cool el drunch que cuando te sientas en una de sus mesas y sus alucinantes platos pasan por delante de ti, te crece la barba y te caen del cielo unas gafas de pasta. La transformación es solo metafórica, pero se disfruta en el estómago, así como en la vista, la cual se extiende de manera inevitable a los perfiles de Instagram. Cada uno de los platos que forman parte del drunch, el cual tiene un coste de 30 euros, te dice mentalmente «sácame una foto y ponme en Instagram cuanto antes, antes de que ya todos tus amigos tengan la misma foto».

Ese concepto es el que está haciendo que la gente asista al Zielou como si no existiera pandemia, como si todo lo que importase fuese estar «in» y poder decir «¿has estado en el Zielou?, el drunch es lo más». La satisfacción viene cuando, la otra persona, te responde «¿qué es el drunch?». Porque no hay nada más cool que enseñar, sobre todo enseñar cosas como esta.

Nosotros lo vamos a llamar «merienda-cena de 30 euros«. Y ojo, que el precio no está mal. En cualquier VIPS puedes pagar 30 euros sin problemas si pides varios platos y marcharte a casa con un cabreo porque el cocinero no te ha preparado bien el sándwich (te dije sin tomate, narices) y sin un coctelazo como los que incluye el Zielou. El drunch está formado por cinco elementos que van sirviendo poco a poco y ayudan a que la experiencia de la merienda-cena se convierta en todo un evento.

Los distintos platos son mejor verlos que leer sobre ellos, en especial sus nombres. Por ejemplo, se incluye un huevo poché que está preparado con parmentier y kimchi. Pero también un brioche de rabo de toro que muchas personas ya han confundido con una hamburguesa exótica. Tengamos en cuenta que entre esos cinco elementos también se incluye un cóctel y un postre, por lo que tenemos un menú de lo más interesante con el cual nos vamos a sentir de lo más «in». Por ahora la gente guapa de España ya está disfrutando del local, así como la jet set y todo el mundo del famoseo y el salseo.

Uno de los ganchos del drunch consiste en que disfrutemos de la comida, veamos que el cóctel que nos dan es de lo más espectacular y que luego, incluso al acabar el menú, nos quedemos echándonos unos cócteles adicionales. Porque hay un catálogo de cócteles que resulta de lo más irresistible, que nos va a poner muy contentos y que al mismo tiempo también resulta ideal para seguir haciéndonos fotos y que todo el mundo vea lo bien que disfrutamos de la coctelería.

Antes o después la merienda-cena se va a volver a poner de moda. Y por mucho que haya gran cantidad de personas que dejen de merendar cuando pasan a la edad adulta, nos da la sensación de que va a volver con fuerza. Desde el Zielou dicen que no quieren ser una moda pasajera y que su intención es mantenerse estables para hacer del restaurante un lugar que siga creciendo con el paso del tiempo. A eso posiblemente ayude que el precio del drunch tampoco es tan excesivo para una «cena», por lo que suponemos que no les va a ir nada mal incluso cuando el famoseo pase a la siguiente moda.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...