Cocina española, un placer para el turista

España cuenta con gran cantidad de alicientes. Sus ciudades como Barcelona, Madrid, Sevilla, Valencia, San Sebastián y muchas otras, sus costas como la del mediterráneo, el cantábrico o el atlántico, las islas Canarias o Baleares, los Pirineos... prácticamente cualquier zona del territorio es interesantes a los ojos del turista.

Ensalada mediterránea

Entre todos los atractivos de España, los visitantes también aprecian, y mucho, el poder gastronómico del país y de la cocina española. Tanto los productos de la tierra, por un lado, con ejemplos de grandes exportaciones como la naranja, el aceite o el propio jamón, como la calidad de los cocineros españoles de renombre y no tanto, hacen que comer en España sea una auténtica sorpresa agradable para todos los turistas.

La comida española cuenta con muchas especialidades a lo largo de su territorio. En Galicia, por ejemplo, podemos disfrutar de una variedad gastronómica espléndida. Podemos comer el mejor marisco del país con piezas como las nécoras, cigalas, bogavantes, bueys, centollos o pescados; podemos degustar su fantástico pescado y carne; o degustar otros productos típicos de la tierra como la empanada gallega o el caldo. Sin duda, una de las mejores elecciones si queremos comer bien en España.

Otra corriente gastronómica espectacular es toda la que recorre el Mediterráneo, considerada una de las dietas más sanas del mundo. Una buena ensalada con tomate, atún, olivas y rociado con aceite es un buen ejemplo de comida Mediterránea en Cataluña o la Comunidad Valenciana. Algunos de los platos típicos en Cataluña son el pan con tomate untado y aceite, el embutido como el fuet, un abanico importante de verduras y hortalizas cocinadas a la plancha o a la brasa, los deliciosos calçots o la crema catalana, entre muchos otros. En Valencia, la paella y todo tipo de arroz o la horchata son pequeños ejemplos de sus platos más conocidos.

Si nos vamos a Castilla, encontramos otras variedades interesantes de platos muy sabrosos y copiosos como la morcilla de arroz o cebolla, el chorizo, la cecina o la sopa de ajo, riquísima. En el sur no podemos dejar de probar el gazpacho andaluz y el salmorejo, los guisados y potajes, el cabrito o los callos. Como veis, sólo citando algunos ejemplos ya podríamos recorrer toda España comiendo platos de alta calidad, y no hemos citados otros importantes.

Si a ello le unimos las buenísimas cosechas de vino que recorren todo el territorio, desde el Priorat catalán al Mencía gallego o el Ribera del Duero de Castilla y León o el Rioja, las posibilidades de comer y beber bien se amplían si cabe más.

No lo dudes, si visitas o recorres España no abuses de la comida rápida y, de vez en cuando, prueba su gastronomía propia. No tiene porqué salirte caro, en los bares más sencillos puedes comer los mejores platos.

Foto: BocaDorada en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...