Zagreb, la pequeña Praga

Zagreb

A Zagreb, la capital de Croacia, las principales guías turísticas la bautizan como “la pequeña Praga”. Llegar allí es como encontrarse con un viejo compañero que te acoge con generosidad. Y es que el buen humor de la gente y un clima muy parecido al mediterráneo hacen que uno se sienta como en casa.

La ciudad, que tiene una población de casi un millón de habitantes, cuenta con numerosos museos (destaca el Museo Nacional), galerías, monumentos y parques que la hacen muy atractiva. Además, es un importante nudo de comunicaciones en toda la zona adriática, por lo que supone un interesante punto de partida para visitar otras ciudades tanto de Croacia, como de Eslovenia e incluso de Serbia.



La parte histórica de la ciudad, situada en la zona alta, es la atracción principal y está formada por edificios históricos, iglesias, instituciones, restaurantes, cafés… Allí es donde se encuentra el bullicio croata, donde se celebran la mayor parte de bodas, donde se esconden los artistas bohemios, donde se celebran los mercados más entrañables, donde uno puede disfrutar de un bonito paseo y, en verano, de un refresco en las numerosas terrazas. El acceso a estas calles y plazas puede hacerse a pie desde el centro o por medio del entrañable funicular que sale de la calle Tomiceva.

ZagrebEn la zona baja, el centro neurálgico se encuentra en la plaza Ban Josip Jelacic. Es la principal plaza de Zagreb y está presidida por la escultura ecuestre del virrey Ban Josip Jelacic. Sus edificios presentan una mezcla de estilos, desde el clasicismo hasta el modernismo. La plaza está decorada con fuentes ornamentales que representan la leyenda del nacimiento del nombre de Zagreb y supone el punto de encuentro de los jóvenes al salir de marcha por la noche.

Un lugar a visitar es la catedral, dedicada a la ascensión de la Virgen y a los santos San Esteban y Ladislao. Como curiosidad destaca también la iglesia de San Marcos (del siglo XIII), que fue la iglesia parroquial de Gradec, el casco antiguo de Zagreb, y que presenta un tejado multicolor que forma el escudo de Croacia y de las regiones croatas de Dalmacia y Eslavonia, por una parte, y el escudo de la ciudad, por otra.

Zagreb tiene casi aparcada la guerra de los noventa. Algunas señales de este sangriento conflicto se pueden todavía descubrir en algunos edificios y sirven para recordar los 10.000 muertos y los cientos de miles desplazados que se vieron afectados.

Fotos: Albert González Farran

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...