Un nuevo hostal abre en la zona más radiactiva del mundo

En Chernóbil han tomado la decisión de inaugurar un nuevo hostal para todos los viajeros de aventura que visitan la zona.

Alojamiento en Chernóbil

Turistas valientes de Estados Unidos, Dinamarca y Nueva Zelanda se han convertido en los primeros huéspedes de un nuevo hostal que se ha inaugurado Chernóbil, más exactamente en la zona de exclusión. Si no os suena, se trata del lugar más radiactivo del mundo debido a las graves consecuencias de la catástrofe ocurrida en el año 1986.

El gobierno ucraniano ha tenido esta idea con la intención de aprovechar un lugar que de pesadilla se ha ido transformando poco a poco en atractivo turístico. Las instalaciones que han elegido para tal objetivo han sido unos dormitorios soviéticos que habían quedado abandonados y que se encuentran a pocos kilómetros de la zona donde ocurrió todo. Por ahora solo se han instalado 50 camas, pero la intención que tienen es que el hostal pueda crecer y que se superen las 100 camas, lo que permitiría dar soporte a la gran cantidad de público que se espera que tengan.

Anteriormente ya se habían adecuado algunas habitaciones y casas para que los turistas puedan hacer noche en sus viajes de aventura para introducirse en las inmediaciones de la catástrofe.

Si bien suena arriesgado, el turismo por la zona abandonada después de la catástrofe se ha convertido en uno de los grandes atractivos de los últimos años. Los turistas que se animan descubren la ciudad de Pripyat en toda su decadencia, abandonada y destruida, con los restos de lo ocurrido hace más de 20 años y de las consecuencias de una catástrofe nuclear. Es posible ver una sociedad destruida, una visión que algunos dicen que refleja cómo será la Tierra dentro de varios cientos de años cuando toda haya quedado para el arrastre. Los colegios abandonados y destruidos, la noria que nunca da vueltas y que ha quedado anclada en el tiempo o las piscinas y edificios contaminados hasta la saciedad son algunas de las imágenes que podemos ver en vivo.

Todos los viajeros que quieran ver Pripyat de cerca tendrán que pasar por varios controles de seguridad que les analizarán antes y después de entrar en la zona a fin de comprobar que no tienen ningún tipo de radiactividad a su alrededor. Los controles son exhaustivos porque el gobierno ucraniano no quiere sorpresas. Su mayor catástrofe se ha convertido en uno de sus grandes negocios y no quieren que esto se pueda descontrolar. Así mismo, se ordena a todos los turistas que no toquen nada y que mucho menos se sienten en alguna parte. Cuidado ante todo.

Foto: 1681551

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...