Sevilla, ciudad de puentes

Sevilla es también conocida por sus puentes: desde que tuvo lugar la Exposición Universal en 1992 que esta ciudad capital de Andalucía se enriqueció aún más con modernos y llamativos puentes, los que se sumaron a los ya existentes. Uno de ellos es el del Alamillo, un puente emblema y muy particular en su estructura.

El río Guadalquivir es una especie de columna vital de Sevilla, ciudad española monumental casi por antonomasia y llena de atractivos y lugares de gran interés patrimonial e histórico. Así también, la capital andaluza es conocida por sus puentes, testigos inmutables de distintas etapas de la lineal temporal que ha discurrido por estas tierras.

Mientras vas escogiendo de los hoteles en Sevilla tu preferido, te comentamos que fue en 1992, con motivo de la Exposición Universal, cuando se construyeron otros seis puentes que se sumaron a los ya existentes. El Puente del Alamillo y el V Centenario, cada uno situado a un extremo del río, al norte y al sur, respectivamente, sean quizás los más grandes e imponentes.

El primero es uno de los puentes más emblemáticos, y una de las postales de Sevilla: fue diseñado y construido entre 1989 y 1992 –con motivo de la Exposición- por el arquitecto Santiago Calatrava, destaca por su figura de arpa y por un sólo brazo que soporta el peso.

De soberbia presencia, alcanza los 142 metros de altura y una inclinación de 48º realizada con secciones hexagonales de planchas de acero revestidas de hormigón, desde donde salen 13 pares de cables que sostienen el tablero.

Una perspectiva del Puente del V Centenario, Sevilla

El segundo, el Puente del V Centenario, también se construyó en 1991 con motivo de la Exposición Universal y se asemeja al Golden Gate de San Francisco.

Se trata de una estructura atirantada en forma de abanicos, con un tramo principal de 270 metros (en un momento fue considerado el puente más largo de España) y con un tablero central que se encuentra a 45 metros sobre el nivel del río, lo que permite que grandes embarcaciones puedan pasar sin inconveniente.

Otros de los puentes de Sevilla más conocidos son el de la Barqueta, también construido en los 90, de diseño singular y con un único arco, de acero atirantado por el propio tablero y de tipo colgante, y el de Triana, originalmente llamado “Puente de Isable II”, cuyo origen se remonta a mitad del siglo XIX y que tiene la particularidad de haber sido el primer puente de hierro construido en la ciudad.

Este último, declarado Monumento Histórico Nacional en abril de 1976, está conformado por tres arcos, y está apoyado sobre el antiguo Castillo de San Jorge.

Fotos Wikimedia 1 y 2

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...