Saquémosle el jugo a la Gran Manzana

En esta entrada damos algunas recomendaciones prácticas que todo viajero debe seguir si quiere disfrutar al máximo de Nueva York sin un gasto excesivo.

La guía de Nueva York debe de ser una de las más nutridas al ser esta ciudad una metrópolis mundial. Millones de visitantes por año llegan hasta esta ciudad. Una gran parte por asuntos de negocios ciertamente, pero otra gran parte en plan de diversión y de vacaciones. La ciudad de Nueva York cuenta con una oferta de ocio nocturno inagotable por lo que se le conoce como “la ciudad que nunca duerme”. Siempre encontraremos un bar, un restaurante o una discoteca abierta para divertirnos hasta el amanecer.

Vista de Nueva York tomada de Flickr

Vista de Nueva York tomada de Flickr

Además, la ciudad cuenta con cinco distritos entre los que se reparten la oferta cultural de la ciudad que abarca puentes, plazas, museos, monumentos y arquitectura civil de primer nivel como estadios, domos, y por cierto el Central Park del que ya nos ocuparemos. Al estar situada en una bahía, Nueva York también nos ofrece la posibilidad de realizar navegaciones alquilando un embarcación y siguiendo la línea de costa. La noche nos ofrece una de las vistas más bellas de una ciudad de las que recordemos.

Tantas luces como un firmamento despejado en sierra pero al nivel de nuestra ubicación hacen de este uno de los viajes más románticos que podamos planificar para nuestras vacaciones. Hay que llegar a la gran ciudad a través de alguno de sus tres aeropuertos y luego buscar un hotel.


Recomendamos descartar la zona de Manhattan para ubicar hotel no sólo por ser uno de los distritos más caros del mundo, sino porque el aparcamiento –por si estamos pensando en rentar un coche para conocer la ciudad- es virtualmente imposible de conseguir, sin mencionar el tráfico que nos aguarda en las horas punta. Lo mejor será hospedarnos en algún hotel de Brooklyn o bien ubicarnos en albergues que no pasan de los 20 dólares.

Hoteles en Brooklyn tomada de Flickr

Hoteles en Brooklyn tomada de Flickr

Siguiendo con nuestra política de ahorro no podemos dejar de recomendar obtener la New York Pass nada más arribar a la ciudad. Mediante esta tarjeta y por un solo precio tendremos acceso a más de medio centenar de atracciones además de ofrecernos otros tantos descuentos y lo principal: evitarnos la pérdida de tiempo en larguísimas filas de espera. Por ejemplo, un pase para una semana completa cuesta 155 dólares y los niños hasta 12 años pagan 115 dólares. Con esto nos aseguramos hasta los recorridos en barco alrededor de Manhattan.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...