Recomendaciones para un fin de semana en Milán

Os damos algunas ideas que os permitirán visitar Milán durante un fin de semana y disfrutar de la ciudad italiana.

milan

Milán es una de esas ciudades italianas que podemos disfrutar en un fin de semana exprimiendo el máximo potencial lugar, de sus monumentos y de su gastronomía. Será una ciudad de la cual saldréis satisfechos con solo un fin de semana, sobre todo si es vuestra primera visita a Italia. Lo que hay que saber es que esta ciudad atesora una gran cantidad de propuestas artísticas, con lugares llenos de encanto e historia.

Uno de los mejores lugares por los que comenzar es la Plaza Scala, en la cual se encuentra el Teatro alla Scala, que dispone de una gran fama por ser uno de los referentes para escuchar ópera en directo. La propia plaza también tiene un gran valor histórico y en la actualidad sirve de punto de encuentro de muchos de los turistas que visitan Milán. Cerca llegaremos a la galleria Vittorio Emanuele II, una zona de tiendas englobada dentro de una galería que resulta simplemente impactante. Seguro que sabéis que los italianos son unos seguidores acérrimos del lujo, del glamour y del encanto, sobre todo en la existencia de marcas realmente valiosas. Pues en esta galería se reúnen muchas de estas marcas, con tiendas en las que solo compran las personas que tienen un mayor poder económico.

No os decimos que no os vayáis a comprar nada, pero sí os recomendamos echar un vistazo a los precios antes de encapricharos de algo. Para que luego no vengan los disgustos. Por suerte, pasear por esta galería es gratis y eso nos va a permitir disfrutar con una magnífica cúpula. El origen de la galería data del siglo XIX, aunque tuvo que ser reconstruida después de terminar destrozada durante el marco de la Segunda Guerra Mundial.

Otra buena recomendación, algo que no debería faltar en vuestra ruta, es la visita a la Catedral de Milán. No vamos a exagerar si decimos que es lo más importante que podéis ver en vuestro viaje a esta ciudad italiana. También es verdad que se trata de la visita más obvia y la más extendida, pero no debéis dejarlo pasar. La catedral hace gala de un aspecto gótico que realmente atractivo con el cual llama la atención desde el centro de la ciudad.

Si hablamos de visitas imprescindibles no deberíamos dejar pasar la oportunidad, al menos si somos entusiastas del arte, de ver el cuadro de La última cena, una de las obras más reputadas de Leonardo da Vinci. Está expuesto en Santa Maria delle Grazie, una conocida iglesia de la ciudad. Seguro que habéis visto la obra en numerosas ocasiones en televisión y en fotos, pero nada como tener la oportunidad de disfrutarla en vivo y maravillarse ante el talento de este inolvidable pintor. Para cambiar de estilo no estaría de más que visitarais el Sforzesco, una fortaleza del pasado que actualmente se utiliza para congregar museos. Por lo tanto, además de ver el castillo podréis pasar un buen rato con los museos que más os atraigan de la selección con la que cuenta.

En el caso de que ya estéis un poco cansados de tanto caminar, de monumentos, museos y obras de arte, lo mejor será refrescarse un poco y relajarse en el parque Sempione. Está situado al lado del castillo del que os hemos hablado, así que os vendrá genial para hacer una parada. Su diseño recuerda al de los jardines británicos y resulta un lugar muy agradable. Como últimas recomendaciones os diríamos que visitéis la basílica de San Ambrosio, la Piazza Mercanti y si no os importa iros a las afueras el atractivo de la abadía de Chiaravalle seguro que os acaba enamorando.

Foto:© TTstudio

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...