Qué ver en Madrid en un fin de semana

Te damos una serie de ideas para que visites Madrid en una escapada de fin de semana y que lo pases genial haciéndolo.

Visitar Madrid en fin de semana

Madrid es un destino muy recomendable para invertir un fin de semana, descubrir los mejores rincones de la capital y tener la satisfacción de haber disfrutado de una ciudad con mucha historia a lo largo de un breve espacio de tiempo. Es una ciudad que deja con ganas de más, aunque en poco tiempo da la oportunidad de visitar todo tipo de lugares emblemáticos.

Para el viajero que quiera ver la capital en su plenitud, conectar con su lado más histórico, pero al mismo tiempo disfrutar de sus últimos progresos y del entretenimiento de la ciudad, es muy recomendable buscar un alojamiento que se encuentre céntrico y bien conectado. En este sentido una buena recomendación se encuentra en el hotel situado en el Paseo de la Castellana, el Barceló Castellana Norte, que tiene la ventaja de estar bien comunicado con el aeropuerto, disponer de camas muy cómodas y disponer de todas las comodidades que son necesarias para este tipo de escapadas de fin de semana. Sus modernas instalaciones le dan un punto de interés añadido que lo transforma en una buena recomendación.

Un fin de semana para recordar

Una vez hayamos dejado la maleta en el hotel podremos comenzar con una ruta que nos llevará a los principales destinos de la ciudad. Y eso significa desplazarse hasta la Puerta del Sol, centro neurálgico de la capital y lugar donde todo comienza para quien desea descubrir Madrid. Este es el sitio que transmite la chispa y la vida de Madrid en su plenitud actual, un lugar donde es posible sentir la energía tanto de los ciudadanos de la ciudad como de aquellos otros turistas que han llegado a ella para disfrutar del lugar.

La ventaja de la Plaza del Sol es que ofrece una conexión completa a distintos tipos de lugar. Los visitantes pueden poner rumbo hacia el Palacio Real y la Catedral de la Almudena, que en sus alrededores, no solo en su interior, proponen una gran dosis de historia y atractivo turístico. Es fácil ver miles de turistas que visitan estos lugares a diario, siendo claras recomendaciones por las que comenzar. A partir de aquí es una buena idea poner rumbo hacia la Plaza Mayor y dejarse envolver por la historia de sus calles, aprovechando también para descansar en una de sus muchas propuestas de restauración.

Después de comer podemos volver hacia la Puerta del Sol y a partir de ahí dejarnos llevar por el centro de Madrid más comercial, aquel que le presta al turista toda su atención en forma de tiendas y más tiendas extendidas a lo largo de la calle Preciados. Esto conectará con la renovada plaza Callao, que también ofrece un buen punto de unión entre los distintos estilos de la capital. Y unos pasos más allá será posible dejarse envolver por la magia de la Gran Vía, que lejos de ser simplemente una zona de tiendas se ha transformado en el Broadway patrio más destacado.

Foto del Templo de Debod

La variedad de teatros y de obras representadas llevan a que disfrutar de uno de estos espectáculos en la visita a Madrid sea muy recomendable. Llegada la noche, si se busca escuchar buena música en un entorno tranquilo, el jazz que ofrecen algunos de los bares de la calle Huertas agradará a los visitantes, que además podrán conocer bares y locales que estuvieron regentados, muchas décadas atrás, por algunos de los escritores más destacados del país.

Segunda jornada en Madrid

Es imprescindible que el viajero ponga rumbo, en su segundo día en Madrid, después de haber descansado bien en una buena cama, al Museo del Prado. Este museo ha recibido el beneplácito de algunos de los mayores expertos del mundo y está considerado como uno de los centros más recomendados de Europa para disfrutar con obras de arte de importantes artísticas de distintas épocas. La salida del museo nos puede llevar al Jardín Botánico, que también ha sabido captar el interés de los visitantes. No obstante, toda la zona, con la belleza del museo del Prado como principal factor, es muy eficiente a la hora de hacernos disfrutar con un buen paseo.

Como es domingo, después de ver las obras de arte del Museo del Prado no hay nada mejor que desplazarse hacia El Retiro y relajarse con el buen ambiente que hay en el lugar. Este día es el más elegido para su visita por parte de familias y turistas en general, que encuentran en él la posibilidad de conectar con el medio ambiente y de disfrutar de un entorno emblemático.

El viaje no puede terminar sin visitar otros lugares que también ganan importancia de forma obligatoria, como es el caso del Templo de Debod, que tiene la particularidad de haber sido un regalo que Egipto hizo a España, por lo que en cierto modo da la sensación de estar muy lejos cuando lo visitamos. También son recomendables la fuente de Cibeles, la Puerta de Alcalá y otros museos, como el Thyssen-Bornemisza.

Foto: Felipe GabaldónDaniel

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...