Palio di Siena, un verano al galope en la Toscana

Cada año, los días 2 de julio y 16 de agosto, se celebra en Siena una de las carreras de caballos más antiguas del mundo. Sus diez protagonistas recorrer en casco histórico al galope, representando distintos barrios de la ciudad. Pero solo un valiente resultará ganador.

Carrera de caballos en la Toscana

Es imposible hablar de la Toscana, la región italiana más popular del mundo, sin hablar de Siena. Esta ciudad está tan cargada de historia que recibe muchos más turistas al año que habitantes posee, todo gracias a un encantador casco antiguo plagado de cultura y monumentos. Pero está bien saber que, de visitarla en verano, tendremos la oportunidad de disfrutar de una de las fiestas patronales más famosas de Italia. A la altura de los San Fermines, la Tomatina o las Fallas en España.

Hablamos del Palio di Siena, una apasionante carrera de caballos que desde tiempos medievales invade el centro de la ciudad. Sus construcciones más destacadas, como la Torre del Mangia o el Palazzio Salimbeni, se convierten en testigos excepcionales de una disputa en la que estos équidos son los grandes protagonistas. Los espectadores se concentran en la Plaza de Campo, que congrega cada año unos 70.000 espectadores. Aproximadamente el 130% de la población de la ciudad.

Esta peculiar competición se realiza dos veces al año: el 2 de julio y el 16 de agosto. Al evento principal, el Palio di Siena, le preceden y proceden otros acontecimientos que redondean y dan sentido a la fiesta. En cualquier caso, lo principal tiene lugar cuando un total de diez caballos con sus jinetes parten al unísono y realizan tres vueltas por el recorrido estipulado por el centro de Siena. El ganador recibe el Palio, un trozo de tela muy valioso en la Edad Media, pero cuyo valor hoy es meramente simbólico.

Cada jinete y caballo representa a una contrada, una división administrativa de Siena de origen militar. Por tanto, en la competición se entremezclan pasiones y orgullos locales. Y como decíamos, el caballo es el gran protagonista. Tanto que es cabalgado sin monturas, y que resultará ganador incluso si llega a la meta sin su jinete. El único requisito es que conserve su ‘spennacchiera’ en la frente. O lo que es lo mismo, la escarapela con los colores del barrio para el cual compite.

Como hemos dicho, solo diez contradas participan en cada Palio di Siena, y ello pese a que la ciudad suma diecisiete contradas. De este modo, en cada Palio participan las siete contradas que tuvieron vetada la misma edición del año anterior, más tres elegidas por sorteo. Las ‘descartadas’, además de tener plenos derechos para competir el año siguiente, podrán participar del Cortejo Histórico. Un acontecimiento menos intenso, pero igual de importante y vistoso.

Durante el citado Cortejo, organizado unas horas antes del Palio, los representantes de las diferentes contradas hacen una rúa por el casco histórico vistiendo trajes típicos. Pero no es el único evento del ritual que envuelve la competición. Por la mañana del ‘día D’ se lleva a cabo la Misa Fantino, durante la cual se ruega por la protección de caballos y jinetes. Es el inicio de un largo día de eventos, pero la solemnidad acaba tras la carrera. Es entonces cuando la contrada ganadora lo celebra en las calles de su distrito.

Si planeáis visitar Siena este verano, en esta web sobre la Toscana os facilitan los horarios de los eventos relacionados con el Palio di Siena.

Foto: Roberto Vicario.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...