Palacio Museo Santa Isabel de los Reyes

Al pasear por la ciudad de Toledo ¿no te gustaría conocer el lugar donde la reina Isabel la Católica dio a luz a su hija Isabel, futura reina de Portugal? o un Retablo Mayor que es una de las obras más importantes de las escultura toledana del siglo XVI.

Museo Santa Isabel de los Reyes

Museo Santa Isabel de los Reyes

El convento de Santa Isabel de los Reyes fue fundado por “Sor María la Pobre” en 1477 y tiene su origen en dos palacios distintos, ambos mudéjares del siglo XIV y la iglesia de San Antolín. El convento se fundó en las casas que fueron propiedad de Doña Teresa Vázquez y su esposo Fernán Gómez en la ciudad de Toledo. La herencia pasó a manos del Rey Don Fernando y Doña Isabel, Reina de Castilla. Los Reyes gustosos se la cedieron a María Suárez de Toledo.

Doña María de Toledo conocida como “Sor María la Pobre”, fundó el convento a sus 43 años de edad. Las casas que los Reyes le entregaron se encontraban en la parroquia de San Antolín, que era una parroquia latina. Con el tiempo la parroquia quedó incorporada a la mozárabe de San Marcos. Sor María, abrazó la Tercera Orden del Padre San Francisco y luego los preceptos de la Madre Santa Clara. Murió en el año de 1507. Sus restos descansan en el convento.


Palacio Museo Santa Isabel de los Reyes

Palacio Museo Santa Isabel de los Reyes

“Sor María la pobre” está enterrada en el Coro de la Religiosas junto a su hermana Doña Juan de Toledo y la Princesa Doña Isabel, hija de los Reyes Católicos y Reina de Portugal, quien quiso que la enterraran como a una más de las religiosas, poniendo sobre su sepulcro una piedra llana. En este convento de clausura encontramos cinco joyas arquitectónicas: Cuarto de la Reina, de la Enfermería, de la Demandadera, el de los Naranjos y el de los Laureles.

El interior de la iglesia devela un estilo gótico. La única nave se cubre con un artesonado de madera que tiene un marcado estilo mudéjar. La nave de la Epístola destaca por el extraordinario retablo del siglo XVI de la misma época del retablo mayor (1572). Este retablo posee un singular estilo plateresco. Nos presenta hermosos altorrelieves y gran variedad de tallas. A los pies de la iglesia se construyó el coro de las monjas con un precioso zócalo de azulejos, una sillería y un retablo plateresco, todos pertenecientes al siglo XVI.

El convento fue restaurado en fechas recientes como el 2006. Encontrarás las obras de arte que atesora el convento y los bordados de las monjas Clarisas ha hecho durante siglos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...