Navidad en Budapest, una experiencia para disfrutar

El turismo Navideño en Budapest es una de las mejores ideas que podemos tener para celebrar esta época del año.

Mercado de Navidad

Estamos como aquel que dice al inicio del mes de diciembre y eso significa poder planificar unas vacaciones a todo tipo de lugares de ensueño que nos permitan disfrutar de la blanca Navidad. Nosotros vamos a recomendaros, al menos en esta ocasión, Budapest, la capital de Hungría, un lugar que está convirtiéndose poco a poco en uno de los destinos más importantes de Europa. Su encanto se eleva a la máxima expresión en diciembre debido a lo bonita que se pone la ciudad, siendo el mejor punto de partida para conocer Budapest y luego quedarnos con el gusanillo de querer volver en una ocasión en el futuro.

Lo que más nos gusta de Budapest es esa sensación de estar dentro de una película de Navidad. Si habéis visto ese tipo de films de esta época en los que los barrios están decorados de forma mágica y donde parece que cualquier persona en la calle nos vaya a dar una galleta de muñeco de jengibre, esto es justo lo que encontraréis viajando a esta parte de Hungría en diciembre.

Dicho esto… ¡comencemos con las recomendaciones! Lo primero a mencionar son los mercados de Navidad, esos lugares en los que la magia de la que hablábamos se hace realidad. Las recomendaciones principales son los mercados que hay en Vörösmarty Square y en la Basílica de St. Stephen. Están disponibles hasta inicios del próximo mes de enero, así que las oportunidades de visitarlos son altas y en ningún momento bajan el ritmo.

En el mercado de la Basílica tenéis el incentivo añadido de poder visitar este edificio histórico que despierta pasiones, mientras que el de Vörösmarty es por derecho propio el mercado de Navidad más famoso de Hungría y uno de los más destacados del mundo. Nosotros os diríamos que los visitéis los dos, porque aunque algunos productos repiten presencia entre uno y otro, solo por verlos y poderos hacer algunas fotos merecen mucho la pena.

Mercadillo

Eso sí, tened en cuenta que lo que se vende en estos mercados está lejos de ser un reflejo de lo que podemos encontrar, por ejemplo, en el mercado Navideño de la Plaza Mayor de Madrid. Es algo totalmente distinto, así que no vayamos pensando en que encontraremos ese tipo de sensación y artículos que ya conocemos. Lo que vais a ver son productos artesanales de la mayor tradición de Hungría, comida local y un montón de curiosidades y detalles. Y aunque a nosotros nos encanta el arte y todas las fantásticas cositas decorativas que venden en estos mercados, os vamos a recomendar que no os vayáis sin probar su comida, las salchichas, las tartas y los dulces de Navidad. Tendréis un empacho, pero será uno de esos empachos agradables de los que no os arrepintáis.

Nos mantenemos en la Basílica de St. Stephen para otra recomendación: ver el show de luces e iluminación de Navidad que se realiza en estas fechas. La idea de utilizar un emblemático edificio como este y convertirlo en testigo de una proeza visual con los últimos avances tecnológicos y de iluminación ha dado como resultado algo que hay que ver sí o sí. Durante el espectáculo podemos ver cómo se proyectan imágenes 3D hacia la Basílica, creando una combinación de sensaciones realmente particular que deja con ganas de más. Lo bueno es que ver el espectáculo de luces es muy fácil, dado que se realiza cada media hora a partir de las cuatro y media de la tarde hasta las diez de la noche.

Luego nos vamos a ir al City Park Ice Rink, una pista de patinaje sobre hielo que corta la respiración. No está situada en cualquier lugar elegido al azar, sino que se encuentra delante del castillo de Vajdahunyad, ayudando a reforzar aún más esa sensación de que nos encontramos dentro de una película de Disney. La pista debutó en 1870 y desde entonces ha sido uno de los grandes atractivos, no solo en invierno cuando está helada, sino también en el resto del año cuando podemos montarnos en barca para movernos por el lago. El acceso a la pista no es caro, así que podemos disfrutar de la experiencia sin complicaciones, sobre todo porque hay tarifas para familias si tenemos pensado viajar no en pareja, sino con los hijos.

Seguimos con el espíritu Navideño, en esta ocasión rodeándonos de nada más y nada menos que 39 mil luces de Navidad en el tren Fényvillamos. Se trata de una atracción relativamente nueva que está dando mucho de lo que hablar y que goza del interés de llevarnos por algunas de las principales zonas de Budapest mientras nos dejamos imbuir por el espíritu de la Navidad del cual estamos disfrutando durante estos días de turismo. ¿La muy buena noticia? no se necesita ningún tipo de billete especial para montar en los trenes iluminados: con el mismo billete normal se puede montar y bajarnos en la parada que queramos.

Turismo en Budapest

La iluminación también forma parte de algunas de las zonas más importantes de tiendas, como la Fashion Street y la Andrassy Avenue. En ellas veremos una decoración realmente bonita, más parecida a la que podemos ver en las ciudades españolas en este margen de fechas, pero con un encanto particular. Se recomienda llevar presupuesto, dado que en estas partes de Budapest se encuentran algunas de las tiendas más caras del país con representaciones de las marcas más importantes, desde Rolex hasta Louis Vuitton o Gucci. Si no tenéis pensado comprar nada no os preocupéis: solo por la experiencia de ver la decoración merece mucho la pena.

Y después de tantas luces y tanto frío lo mejor que podéis hacer es iros a uno de los baños termales que hay en la ciudad. La elección es difícil, dado que hay más de 100 propuestas distintas y no por nada se le conoce a este lugar como la ciudad de los spas. Hay muchas recomendaciones, destacando algunas como Gellért Baths, Palatinus Baths o Király Baths, entre otros. Dado que se trata de un rasgo por el cual Budapest es característica, posiblemente no os equivoquéis con ninguna de las elecciones que hagáis.

Por último queremos hablar de la Hungarian State Opera House, una construcción de 1884 (se puede apreciar que esta ciudad de Hungría conserva y confía mucho en sus instalaciones más históricas) que se ha mantenido intacta al paso del tiempo. No es algo sencillo, dado que se requiere un mantenimiento dedicado y de gran esfuerzo para que el edificio logre superar el paso de los años sin necesidad de reformas extremas. Está considerado como un tesoro nacional, se ha utilizado en cientos de películas como escenario y se realizan una serie de actuaciones inolvidables, desde ballet hasta ópera, por supuesto. Ahora mismo no vais a encontrar entradas para los espectáculos, porque el edificio está en proceso de mantenimiento hasta el año 2020. No obstante, sí que podéis visitarlo y disfrutar de su majestuosidad, dado que el gobierno no ha querido que se quede al margen de las visitas de los turistas.

Y con eso damos por finalizado un recorrido a Budapest en una época del año mágica e inolvidable. Solo hay una Navidad al año y suele ser difícil elegir dónde celebrarla, pero en una u otra ocasión tendremos que hacerlo en esta fantástica ciudad.

Vía: CNN

Foto: artbejoartbejoWalkerssk

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 2
Loading ... Loading ...