Monasterio de San Juan de los Reyes

El impresionante monasterio San Juan de los Reyes es el resultado de la promesa que se hicieron Isabel y Fernando, los Reyes Católicos. Ellos prometieron levantar un templo, cuando vencieran al rey de Portugal Alfonso V y Juana la Beltraneja en la batalla de Toro (1476). Así podrían asumir sin problemas su reinado.

monasterio de san juan de los reyes

Monasterio de San Juan de los Reyes

El encargado de realizar este importante proyecto fue el ingeniero Juan Guas, el primero en ostentar el título de arquitecto real. En un inicio, los Reyes tuvieron la intención de que el monasterio albergara sus restos, sirviendo de mausoleo. Luego de la toma de Granada prefirieron la Capilla Real de esa ciudad, para descansar eternamente. Posteriormente, el templo de San Juan de los Reyes fue cedido al convento de religiosos de la orden franciscana.

Los franciscanos en 1472 buscaron transformar en un convento la casa que el Duque de Alba les había donado en Toledo, solicitando permiso a la ciudad de Roma. Las parroquias aledañas se sintieron incómodas con esta Orden dentro de la ciudad. Las protestas no se hicieron esperar, el Prior de San Agustín, Diego de Torres fue a la casa franciscana y apresó a Fray Gonzalo de Zamora. Este tuvo que ser liberado a mano armada por la gente del Conde de Cifuentes.

Gargola del Monasterio de San Juan de los Reyes

Gargola del Monasterio de San Juan de los Reyes

Lo sucedido no les dejó otra alternativa que pedir el apoyo de Isabel la Católica. Ella muy gustosa accedió con las siguientes razones:

“Por cuanto yo he tenido y tengo muy singular devoción al bienaventurado Señor San Juan y a la Orden de la Observancia de el Señor S. Francisco, he deliberado de facer y edificar una Casa y Monasterio de la dicha Orden de San Francisco de la Observancia, y a devoción del bienaventurado dicho Señor San Juan, Apóstol y Evangelista, en la muy noble y muy leal ciudad de Toledo…”
(La Real Cédula data en Toledo el 22 de Febrero de 1477 (Archivo de Simancas, Registro del sello nº 1, Valladolid 1950).

La iglesia presenta una abundante ornamentación y simbología de los Reyes Católicos. Como estuvo dedicada a San Juan Evangelista, de cual era devota la reina, presenta en la portada lateral un calvario donde está presente la Virgen y San Juan pero no Cristo. Sin embargo, él está simbolizado un pelícano que se posa sobre la cruz, pues de acuerdo con las creencias medievales, esta ave era capaz de alimentar a sus hijos con su propia sangre.

Así como estos símbolos, hay muchos más por descubrir en esta valiosa muestra delestilo gótico isabelino. Atrévete a descifrar los misterios que encierran los símbolos de este impresionante monasterio.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...