Las ciudades europeas menos contaminadas

Helsinki y Tallin son algunas de las urbes que han apostados por iniciativas que mejoren sus aires.

Plaza en Helsinki

Si nos alejamos un poco de las grandes urbes, observamos como en muchas de ellas una especie de neblina envuelve cada silueta que conforma la ciudad. Si es temprano, solemos achacarlo a la niebla matutina, como si de campo abierto al amanecer se tratara. Pero nada más lejos de la realidad, esa bruma no es un fenómeno atmosférico fruto de la naturaleza, sino una elevada concentración de gases tóxicos generados por las emisiones de dióxido de carbono de coches e industria. Una contaminación que inunda nuestras calles y a su vez nuestros pulmones.

La concentración media anual no deberían superar los 40 microgramos de NO2 por metro cúbico de aire, según la ley europea; o bien una cantidad media anual de PM2.5 inferior a 10 microgramos por metro cúbico (µg/m3), según la recomendación de la OMS. Por eso, muchas ciudades han decidido tomar cartas en el asunto y llevar a cabo medidas para reducir los niveles de contaminación en sus principales urbes ¿te vienes a descubrirlas?

Si nos vamos hacia el norte encontraremos en Helsinki uno de los mejores aires del continente, gracias principalmente a la gran cantidad vegetación que se distribuye por la ciudad (el 36% de su centro son zonas verdes). A esto hay que añadirle la limpieza de su transporte público, el cual no sólo destaca por su velocidad sino también por su energía. Sus tranvías no emiten gases y consumen por usuario una tercera parte de lo que lo haría un coche; a la vez que no pierde rapidez, pues en sólo 23 minutos puedes cruzar la ciudad.

Y precisamente el transporte ha sido la apuesta también de otra gran ciudad europea, Tallin (Estonia), quien pese a que su aire ya era de los más limpios, decidió convertir en gratuito su transporte público para todos los ciudadanos y así incentivar su uso. Los resultados no se hicieron esperar y esta ciudad, que ya contaba con las ventajas atmosféricas propias de sus lagos y su bahía, vio como su tráfico se reducía un 15%. Un compromiso con el medio ambiente a las que se suman también Hamburgo en Alemania y Reikiavik en Islandia, con su impulso por transportes alternativos, como la bicicleta o los vehículos eléctricos, y las energías renovables.

Pero no sólo en Europa encontramos ejemplos de apuestas verdes, sino que al otro lado del océano muchas ciudades se apuntan a esta búsqueda de ambientes más sanos. Santa Fe (Estados Unidos) y Sidney (Australia, son algunas de ellas, aunque si hay una que encabeza la lista es la canadiense Vancouver, pues se ha marcado como objetivo conseguir ser la más verde en 2020. Sin duda, sea cual sea la medida, son iniciativas de las que muchas ciudades deberían tomar nota, tanto en beneficio del medio ambiente como el de salud.

Vía: Buena Vida

Foto / Miguel Virkkunen Carvalho

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...