Historias de fantasmas sobre el Callejón de la Inquisición de Sevilla

¿Quieres conocer algunas de las historias de fantasmas que circulan en la actualidad sobre uno de los lugares más antiguos que existen en Sevilla?

Si alguna vez habéis estado en Sevilla es muy posible que hayáis pasado por el Castillo de San Jorge o, al menos, por lo que a día de hoy hay donde se asentaba en la antigüedad. Porque el castillo fue demolido hace mucho, en otros tiempos, otras épocas, y en su lugar ahora se construyó un museo dentro del cual hay algunas de las partes que se han conservado del castillo.

En general se trata de un sitio que da un poco de lástima, porque nos hace imaginar qué hubiera podido pasar si el castillo todavía siguiera en pie. Sería, sin duda, un gran atractivo para la ciudad. En contraposición a esto, el museo actual consigue cierta atención de visitantes, pero por el cuidado de las instalaciones se puede comprobar que, lógicamente, no se trata de un punto de sumo interés en el recorrido de los turistas.

No obstante, de lo que queremos hablar es del Callejón de la Inquisición, que en el pasado estaba dentro de las murallas del castillo, pero que ahora ya está fuera del nuevo edificio porque la zona que ocupa este es menor. El callejón, curiosamente, permanece en pie y de una manera muy bien conservada, restaurado, pintado y mantenido, pero siendo todavía el mismo lugar lúgubre y estrecho del pasado. ¿Y si os dijéramos que hay fantasmas en él?

El motivo es muy obvio. Por el Callejón de la Inquisición pasaban los presos que estaban condenados a muerte y que se desplazaban, recorriéndolo hasta el punto donde serían ejecutados. Durante tiempos de la Inquisición hubo muchas muertes y fueron muchos los presos que pasaron por el callejón. A los lados del camino que seguía el preso, había personas listas para apuntarles con el dedo y decirles que se arrepintieran por sus pecados. Seguro que la escena os suena de series y películas, pero lo cierto es que fue algo real que ocurrió y que derivó en muchísimas muertes.

Pues bien, es posible que algunos de los espíritus de estos condenados no hayan terminado de descansar, puesto que hay multitud de historias que nos hablan de cómo se ven, se sienten y se escuchan cosas allí. La mala noticia para deciros es que el callejón cierra sus puertas todas las noches, de forma que nadie puede entrar, lo que a buen seguro hará más complicado que os encontréis cara a cara con un fenómeno paranormal. Eso sí, quizá tampoco quisierais, porque según personas que han estado por allí de noche, las sensaciones que se perciben son realmente terroríficas.

¿Qué fantasmas están todavía en el callejón lamentándose por sus vidas?

Hay todo tipo de teorías e historias y no solo relacionadas con el callejón. Lo primero es lo básico: durante la noche, si estamos en silencio y escuchamos lo que nos cuentan “las paredes”, podremos oír lamentos, voces de los condenados que han quedado grabadas a fuego e incluso el ruido de las cadenas arrastrándose por el suelo. En algunos casos hay testimonios que hablan de apariciones de algunos de los condenados a muerte y presos que caminaron por el callejón en su trayecto hacia la muerte. Si es verdad o no es algo que dejamos a vuestro propio juicio… nosotros no lo vamos a comprobar.

Además, en las inmediaciones del callejón y el espacio que hay con el museo actual dedicado al castillo, también se han registrado incidentes extraños. Se habla de otras apariciones, de ruidos extraños procedentes de ninguna parte y de sucesos que no han encontrado una explicación lógica.

Si nos vamos al mercado de Triana, que está en el otro espacio que quedó libre cuando el castillo fue demolido, también tendremos una ración de fenómenos paranormales. Teniendo en cuenta sobre los cimientos de donde está construido, a nadie le sorprende que puedan ocurrir cosas “extrañas”. Lo que sí es raro es la historia principal que circula a través del mercado, en el cual se dice que en ocasiones se puede llegar a ver a una misteriosa niña fantasma caminando por la instancia con un bonito vestido blanco.

No nos cuadra mucho que una niña con vestido blanco estuviera en la prisión, pero quizá su espíritu haya quedado atrapado en la región desde tiempos del castillo, mucho antes de que se utilizase como cárcel y lugar de alojamiento terrible para los condenados. Son ese tipo de historias que se comentan, sobre todo entre los guardias que vigilan el mercado cuando no se encuentra abierto.

Nosotros vamos a dejarlo todo como leyendas posibles que es mejor comprobar por vosotros mismos si os interesan este tipo de fenómenos paranormales. Sevilla es un lugar que tiene muchos misterios como este, fantasmas y ecos del pasado que parecen haber quedado atascado en las bellas calles de la ciudad. Quizá en otra ocasión os hablemos de otros espíritus que perduran en algunos de los monumentos principales de este fantástico lugar.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...