En Ámsterdam la gente te lleva en bicicleta

Si visitamos Ámsterdam ahora podemos montarnos en las bicicletas de algunas personas de la empresa Yellow Bike.


Sabemos que el titular suena un poco raro. Normalmente si visitáis un país ajeno al vuestro y tenéis intención de hacer mucho turismo o de quedaros unos cuantos días, lo primero en lo que pensáis (o en lo segundo) es en garantizar un medio de transporte. El transporte público siempre es recomendable, pero en algunos países la bicicleta se convierte en el medio favorito de los visitantes. Es fácil de usar, barata en cuanto a su alquiler y con ella nos podemos mover con comodidad sin tener que preocuparnos prácticamente de nada.

Ámsterdam es un claro ejemplo de lugar donde la bicicleta ha llegado a obtener una popularidad extrema. Y con el objetivo de seguir puliendo el uso que se hace de la misma, la empresa de alquiler de bicicletas Yellow Bike (que lleva años y años presente en la región) se ha sacado de la manga una curiosa idea. Se trata de la oportunidad de convertirnos en pasajeros de personas que montan en bicicleta por la ciudad y que pueden llevarnos gratis a donde lo necesitemos.

¿Gratis? Totalmente gratis. La intención de esto, además de mejorar la impresión que se llevan los turistas cuando visitan Ámsterdam, se encuentra en reducir la cantidad de bicicletas que hay por la ciudad, algo que ha llegado a ser exagerado en algunos momentos. Además, es cierto que muchos turistas no las necesitan de forma constante, sino solo en determinadas situaciones para evitar caminar de un lugar a otro sin descanso.

Las personas con las que colabora Yellow Bike para que actúen de conductores tienen en mente de manera constante que su servicio es gratuito y que está hecho para dar un apoyo a los viajeros. Hay veces, por lo que cuentan estos “pilotos”, que las personas que se montan en sus bicicletas solo necesitan bajar una calle o ir de una esquina a otra, ahorrándose unos segundos de caminata y tiempo. Pero son minutos suficientes para crear una pequeña conexión y fomentar el espíritu de bienvenida que hace la ciudad a aquellos que la visitan. Dentro de las particularidades de Ámsterdam no se puede decir que no sea un soplo de aire fresco y una sorpresa que seguro que complace a muchos de los visitantes.

Así que si visitamos Ámsterdam y vemos alguna de las bicicletas de Yellow Bike con un conductor que nos invita a montarnos, no tengamos miedo, intercambiemos algunas palabras y disfrutemos del momento. Ellos están preparados para lo que supone llevar un pasajero, dado que implica hacer más fuerza al pedalear, sobre todo en algunos tramos donde el suelo puede ser un poco más exigente. De momento hay más de 130 personas que están proporcionando este servicio a los visitantes.

Vía: Yellow Bike

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...