Descubrir la cultura y la gastronomía de Ginebra

Ginebra es mucho más que un paraíso fiscal. Es verdad que se ha conocido más por las grandes fortunas que se han guardado allí para evitar pagar los impuestos de sus estados pertenecientes, como por ejemplo también pasa en las Islas Caimán, en las Bahamas o Hong Kong, entre otros. Sin embargo, es una ciudad muy recomendable de visitar, llena de gran diversidad cultural, bulliciosa e incluso bohemia.

Ginebra

Rue du Marché en Ginebra

Uno de los restaurantes más importantes y recomendables de Ginebra es el Vieux-Bois, que además es una de las escuelas más prestigiosas de hostelería. Obviamente, el precio no es precisamente barato, pero por la calidad de sus platos, el gasto merece la pena. Además, de lunes a viernes hay un menú para disfrutar de los mejores platos y también de una carta de vinos muy completa. Pero para aquellos que quieren disfrutar del turismo gastronómico, pueden disfrutar también de muchos restaurantes con estrellas Michelín: el Beau-Rivage, Le Lion d’Or, Le Floris, el Rasoi, Le Vertig’O, etc. De modo que viajar sea más que visitar cosas nuevas, sino que también sea una experiencia para el paladar.

En Ginebra también se pueden visitar diversos museos, para los más curiosos e interesados en el arte y las humanidades. Está el Museo de Arte e Historia, con piezas importantes que remontan a la prehistoria hasta nuestros días. Es un museo enciclopédico, ya que cuenta con documentos muy importantes para la historia de Occidente, como esculturas de Houdon, Giacometti o Rodin.

Para los que no lo sepan, en Ginebra nació la Cruz Roja, una de las organizaciones de ayuda humanitaria más importantes del planeta. Por eso, ahí se encuentra su museo que, además, sirve de homenaje a su precursor, Henry Dunant. Es un espacio para que todo el mundo pueda conocer los inicios de la organización, pero también todas las acciones que se han llevado a cabo para ayudar a las personas en las catástrofes mundiales. La riqueza de documentos que ahí se encuentran, como películas, fotografías, objetos y esculturas, hacen que la visita sea muy dinámica y pedagógica.

También está el Conservatorio y el Jardín botánico, fundado en 1817. Con más de 28 hectáreas, se puede disfrutar de un largo paseo como también aprender de la riqueza natural de Ginebra y el mundo. Y es que cuenta con 16.000 especies procedentes de todo el planeta. En el Jardín botánico se encuentran todo tipo de plantas como también un parque para animales protegidos. Y, por último, una biblioteca con más de 220.000 libros. En definitiva, visitar Ginebra supone visitar de su ambiente bohemio pero también de su ciencia, su arte y sus conocimientos.

Foto: Galio en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...