Convento de San Antonio en Toledo

Ubicado a media pendiente de Cancho Gordo. El Convento de San Antonio de la Cabrera es uno de los más valiosos monumentos medieval de Madrid. Es de estilo románico. A pesar de sus pequeñas dimensiones, esta iglesia tiene una estructura arquitectónica muy compleja.

No existen datos documentales sobre su fundación. La hipótesis más aceptada es que el rey castellano Alfonso VI fomentará la construcción de un pequeño cenobio benedictino-cluniacense bajo la advocación de San Julián para tener un lugar fronterizo para la conquista de Toledo.

La iglesia del Convento de San Antonio presenta una planta de tres naves. Estas tienen un crucero y cabecera de cinco ábsides escalonados de planta semicircular. Los tres centrales siguen la prolongación natural de las naves, mientras que los dos laterales se abren en los extremos de los brazos del crucero. Todos tienen diferente altura.

En el interior, podrá apreciar los arcos triunfales y los arcos de entrada al crucero. Son pilares cruciformes. La prolongación de las naves son cuatro columnas de fuste cilíndrico. En ellos podrá apreciar sencillos capiteles que pertenecerían a las reformas del siglo XV.

Estilísticamente, el Convento de La Cabrera no proyecta mucha luz. Por ello, es relacionada con modelos prerrománicos. En 1404, tras varias reformas en el claustro, se convierte en el convento de San Antonio de Padua. Durante el siglo XV y XVI alcanzó gran relevancia, siendo punto de llegada del Marqués de Santillana, el Cardenal Cisneros y el duque del infantado.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...