Cómo planificar una escapada ideal por San Valentín

Pese a que estamos aún en enero, los más previsores comienzan a pensar en el que será el próximo día de los enamorados, y en este caso apuestan por programar su viaje mucho antes de que se acerque el 14 de febrero.

san valentin

Probablemente los más escépticos en cuanto al día de los enamorados prefieran quedarse en casa y salir a celebrar el amor cualquiera de los otros 364 días del año. Sin embargo, los que consideran al 14 de febrero como una fecha más que la que marca el calendario como día comercial tienen claro que planificarlo cuanto antes es la mejor opción para garantizar el éxito del asunto. Así que hoy, precisamente para aquellos que se quieren adelantar, y para los que no, pero volverán a este artículo para cuando se acerque la fecha, nos vamos a dedicar al día en el que medio mundo se declara amor eterno, por lo general en un ambiente romántico con el que conquistar una vez más a esa persona con la que se comparte la vida.

Yo soy más de las que prefieren cambiar lo clásico, porque aunque no sea una especial entusiasta de San Valentín, a elegir, prefiero un plan que nada tenga que ver con lo que todo el mundo lleva a cabo ese día, que el más clásico de ellos. Pero como supongo que en este caso nuestros lectores tendrán sus propias preferencias, a continuación hablamos de un poco de todo. De las ideas más tradicionales para celebrar el día de San Valentín y de las que salen un poco de esas normas en las que parece que no pueden faltar flores, bombones y una copa de champagne, como si no hubiese más días para comer y beber todo eso. Así que si quieres saber cómo planificar una escapada ideal por San Valentín, solo tienes que continuar leyendo.

Cómo planificar una escapada ideal por San Valentín

  • Lo primero es pensar en el presupuesto, porque no están los tiempos como para pasarnos de ciertas bases. Precisamente por ello, lo que hay que hacer es optar por dos opciones. La primera planificar con bastante antelación. La segunda quedarse con los viajes de última hora. En caso de que quieras hacer tu escapada fuera de España, mejor piensa en la primera, porque las aerolíneas, si es que el viaje es en avión, suelen marcar estas fechas con precios de billetes por las nubes.
  • Lo segundo en el plan. Puedes quedarte con la posibilidad de reservar una cena de las muchas que los restaurantes más cercanos ofrecen por este día y una noche de hotel en una habitación con detalles románticos. Un poco menos tradicional pero en la misma línea, se encuentran los paquetes que ofrecen los establecimientos turísticos rurales, en los que te encuentras con las opciones de alojamiento y comidas incluidas con verdaderos toques románticos preparados para la ocasión, pero que buscarán hacerte sentir como en casa. Si prefieres salir de lo habitual, puedes buscar entre las cosas que no habéis hecho, o entre tus hobbies y los suyos y empezar a encontrar la inspiración para la escapada de San Valentín precisamente por ahí.
  • Lo tercero; la sorpresa. Probablemente no sea lo mismo preparar una escapada para San Valentín, independientemente de si es o no romántica. Por ello, creo que la puesta en escena del viaje merece un punto especial de atención. Aunque no podría decirte como llevarlo a cabo de forma genérica, creo que en este caso sorprender por ejemplo con una tarjeta escrita por ti en la que se esconden los billetes, un vale regalo que escondes y al que hay que llegar con notas para buscarlo, o guardar por ejemplo en su bolso o en su bolsillo un papel que has diseñado usando el ordenador con una dedicatoria para que lo vea en la oficina. Son los detalles los que marcan la diferencia, y en San Valentín, se supone que son importantes. Así que éste especialmente, habrá que cuidarlo.

Aunque esto último que te cuento dependerá de cómo seas tu y de cómo sea tu pareja, creo que es importante además de todo lo anterior, mantener algo del misterio sobre el plan hasta el final. Evidentemente hay cosas que tendrás que contar, porque hay que planificar el equipaje, el medio de transporte, y en caso de que sea necesario pedir días en el trabajo o dejarlo todo listo. Pero eso no implica que tengas que desvelar lo que vais a hacer en el destino a cada hora del día. Así, por ejemplo, si la habitación tiene hidromasaje, si la cena a la que vas a ir es romántica, o si tienes pensado ir a disfrutar de un paseo nocturno por una de las zonas más bonitas de la ciudad, esos detalles es mejor que no los cuentes. Al fin y al cabo, cuando se trata de este tipo de cosas que nos encantan, lo mejor es que nos sorprendan llegado el momento ¿No te parece?

Y dicho todo esto, y aunque prometo tratar el tema más adelante, os deseo desde ya un Feliz San Valentín a nuestros lectores enamorados.

Imagen: M. Martin Vicente

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...