Ámsterdam tiene intención de luchar contra el turismo low cost

Ámsterdam no está satisfecha con la idea de haberse convertido en un punto de encuentro de turistas low cost.

Low cost en Ámsterdam

No es la primera vez que una ciudad europea tiene que tomar medidas para restringir el número masivo de visitantes que alberga cada año. En esta ocasión le ha tocado el turno a Ámsterdam y entre la nuevas propuestas que se barajan para controlar la afluencia de turismo los viajeros de bajo presupuesto son los que se van a ver más afectados por este tipo de medidas.

En los últimos años la capital de los Países Bajos ha aumentado considerablemente la demanda de turistas. La ciudad, que cuenta con una población de unos 800 mil habitantes, albergó tan solo en el pasado año a 12 millones de visitantes, unos números que para muchos son insostenibles, principalmente porque están perjudicando en el día a día a los ciudadanos de la capital.

Las autoridades de Ámsterdam saben que el turismo es un foco muy importante para la economía de la ciudad, pero entre las nuevas medidas que se quieren tomar para frenar estas visitas masivas se encuentra la posibilidad de aumentar el coste de muchos servicios que ofrece la ciudad para estos turistas.

Esto es algo que ha causado un gran revuelo entre los visitantes del turismo low cost, ya que muchos de ellos no van a poder afrontar los precios elevados que se van a establecer en la capital. Con ello parece que el objetivo está claro, y es que se pretende mantener el turismo en la ciudad, pero que el perfil de los visitantes sea de un poder adquisitivo más alto.

Tal y como apuntaba el teniente alcalde de finanzas de Ámsterdam, con estas medidas se quiere conseguir que los habitantes de la ciudad vuelvan a sentirse cómodos sin tener que soportar año tras año la gran afluencia de turistas que alberga la capital. Este problema ya estalló hace unos años y entonces las autoridades tomaron cartas en el asunto. Ahora en Ámsterdam se han restringido los servicios de Airbnb, al igual que tampoco pueden abrirse nuevos hoteles en el centro de la capital. Por otro lado, hay impuestos por las pernoctaciones. A todas estas medidas a partir del 1 de enero del próximo año se le sumará otra, y es que se está planteando el incluir una tarifa adicional a los precios por alojarse una noche en la ciudad. El incremento será de entre 5 y 10 euros y el impuesto turístico que ya existe en la capital aumentará hasta llegar al 6%.

Esta subida ha provocado que muchos empresarios muestren su descontento, puesto que los precios para los turistas con menos presupuesto pueden ser prohibitivos y según ellos este perfil de visitante es el que predomina en Ámsterdam. Sin embargo, otros sí están de acuerdo con las nuevas medidas, dado que piensan que gran parte del problema procede precisamente de este tipo de turistas que son los que causan mayores molestias.

Foto: djedj

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...