Ámsterdam se pone seria en su lucha contra los alquileres de Airbnb

El ayuntamiento de Ámsterdam ha introducido una serie de normas que controlarán el negocio de Airbnb en la región.

Como muchas otras ciudades, Ámsterdam está viviendo momentos complicados a la vista de la forma en la que se expande la presencia de más y más casas que se convierten en alquileres vacacionales en plataformas como Airbnb. Al final el gobierno ha decidido tomar cartas en el asunto y ponerse serio para regular este problema y así tenerlo lo más controlado posible.

Desde este mes de julio ya hay tres distritos de Ámsterdam en los que directamente no se pueden ofrecer este tipo de alquileres vacacionales. Los propietarios de pisos en estas zonas no van a tener suerte, pero mejor parados salen los del resto de áreas de la ciudad.

En las demás partes estos alquileres sí se podrán ofrecer, pero el ayuntamiento tendrá que conceder un permiso independiente para cada una de las viviendas. Además, responsables del gobierno han recalcado que van a ser muy exigentes con las condiciones que se tendrán que cumplir para llegar a tener la oportunidad de ofrecer uno de estos alquileres. El motivo de ello es que el ayuntamiento está preocupado por los residentes a la vista de que son muchos vecinos los que se han quejado de cómo estos alquileres vacacionales han traído ruido, molestias e inseguridad a sus viviendas.

El punto de vista del gobierno parte de la idea de que los ciudadanos de Ámsterdam ya tienen que aguantar a los turistas en las calles, por lo que quieren defender al menos su posición y privacidad en sus viviendas. Por otro lado, hay que entender que Ámsterdam se había convertido en territorio Airbnb de una manera escandalosa. Las últimas cifras indican cómo cada mes se publicaban alrededor de 25 mil anuncios de casas y viviendas que podrían ocupar los turistas, transformándose en un muy buen negocio para los propietarios.

Otra de las condiciones que ha impuesto el gobierno para los pisos que permitan alquilarse en Airbnb es que la familia propietaria tendrá que demostrar que reside en la vivienda durante el resto del año. Y como golpe final, se indica que las viviendas solo se pueden alquiler en Airbnb o webs similares durante un máximo de 30 noches al año.

Sin duda, estas medidas podrán regular la situación y llevar a que de una vez por todas el problema de Airbnb quede controlado. También quieren ir a la caza de aquellas personas que usaban el servicio de una forma profesional y no con la filosofía particular con la que nació la plataforma en su momento.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...