París, la capital europea que nunca decepciona en vacaciones

Las vacaciones en París se pueden convertir en uno de los mejores recuerdos para toda la familia.

Capital París

Una de las mejores cosas de irnos de vacaciones a París es que se trata de un destino lleno de encanto, pero que además nos queda muy cerca de España, por lo que el esfuerzo del viaje se reduce de forma considerable. Si a esto le sumamos que la capital parisina dispone de una amplia variedad de planes, encontramos pocos motivos por los que no se trate de una de las ciudades de Europa más interesantes a recomendar si estamos planificando nuestras vacaciones.

Aunque de forma común se suele pensar que el único gran parque temático que tiene París para disfrutar durante un día de risas y buenas sensaciones es Disneyland Paris, en realidad se trata de un gran error. Por supuesto, no vamos a deciros que no sea imprescindible que vayáis a Disneyland si no habéis estado nunca en uno de los parques de Disney repartidos por lo ancho y largo del mundo, pero hay otras opciones interesantes. Por ejemplo, dependiendo de si la temática os gusta más o no, tenéis el Playmobil Funpark, dedicado a estos graciosos juguetes que nos han acompañado siempre, y el Parque Astérix, que está enfocado a la oportunidad de conectar con los personajes del famoso cómic francés. Mucho ojo si sois fans de este cómic, porque el parque está realmente bien y no tiene nada que envidiar al de Disney.

Por supuesto, una de las visitas obligadísimas es la Torre Eiffel, que nos dejará sin aliento por lo imponente que resulta y lo bien pensado que está todo lo relacionado con su visita. Por ejemplo, si tenéis niños estos podrán participar en un juego y pasárselo bien mientras están visitando la torre. Se piensa en todos los detalles para que la familia al completo se lo pase bien.

París recibe cada año nada más y nada menos que 15 millones de turistas, así que os podéis imaginar que se trata de un lugar único. También es cierto que debido a esto mismo se recomienda hacer la reserva de entradas para espectáculos o incluso para visitar la Torre Eiffel antes de que la vayamos a ver, dado que así podremos ahorrar esas colas infernales que a veces pueden acabar con la paciencia de cualquiera. Por otro lado, no está de más que pensemos que ciertos lugares siempre están mucho más cargados de personas que otros. Por ejemplo, la cantidad de público que hay en Disneyland siempre es muy superior a la del parque Astérix. Para desplazarnos entre las amplias distancias que puede haber siempre viene bien que dispongamos de nuestro propio público, lo que lleva a que el alquiler de auto en París sea muy recomendable.

París

Vayámonos a un entorno más natural para cambiar de aires y recomendemos los jardines que se han establecido como los más famosos de la capital: los de las Tullerías. No solo nos vamos a maravillar con las vistas, con lo bien cuidadas que están las flores y con todo lo que les rodea, sino que además dependiendo del momento habrá otros atractivos. Así, en verano los niños tienen la posibilidad de montarse en una noria y pasar el rato disfrutando mucho más del entorno. Otros buenos jardines son los de Luxemburgo, que guarda toda la esencia de la París más antigua con marionetas, juegos tradicionales y la presencia del palacio como telón de fondo creando una sensación de armonía que no desaparece por mucho que cambien los tiempos. Por último dentro de esta categoría también recomendamos el Bosque de Vincennes, que está plagado de sensaciones naturales que nos harán sentir que mágicamente hemos salido de la ciudad para adentrarnos en plena naturaleza.

La cultura y la diversión se pueden combinar en distintos lugares que nos encantarán y para los que necesitaremos evitar el transporte público por lo congestionado que está a veces. En su defecto alquilar un coche en París es una muy buena idea. El Museo del Louvre continúa siendo una de las bazas principales que tiene París, y los amantes de este tipo de lugares se maravillarán por lo mucho que entusiasma al visitante. Los cinéfilos también se animarán por reconocer un museo que suele ser protagonista de todo tipo de escenas en la gran pantalla. Tampoco nos podemos perder el vuelo en globo aerostático que ofrece Ballon de Paris, en especial si tenemos niños que quieran disfrutar de una experiencia totalmente nueva. Cuando nos montemos tendremos unas vistas de la ciudad que nos sorprenderán.

Además, es recomendable el acuario Cineaqua, pasar un día de risas y diversión en el parque acuático Aquaboulevard, algo perfecto en verano, y visitar el zoo de la Ménagerie. Tengamos en cuenta que este zoo es histórico por su antigüedad y que se trata de una de las instalaciones de su categoría más importantes del mundo entero. Claro está, París también permite realizar excursiones a los alrededores y desconectar de la ciudad o dar paso a rutas de senderismo que nos permitan hacer un poco de deporte de manera más activa.

Lo cierto es que París es una ciudad que se disfruta tanto en su primera visita como en las posteriores, dado que con solo unas vacaciones es imposible sacarle todo el jugo.

Foto: 12019Walkerssk

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 4,00 de 5)
4 5 1
Loading ... Loading ...