El monstruo del lago Ness, una leyenda escocesa

En el norte de Escocia se encuentra el lago Ness, famoso por la leyenda de la criatura marina que lo habita.

Monstruo lago ness

En 1933, una foto tomada en Escocia dio la vuelta al mundo. En el lago Ness, uno de los cientos de lagos del país, alguien había avistado a una misteriosa criatura marina asomándose en la superficie… No tardaron en aparecer más testigos que aseguraban haber visto a aquella especie de pez colosal, o reptil, o dinosaurio acuático: la forma variaba según quién lo describiera, pero en algo el mundo estaba de acuerdo: era un monstruo y vivía en las profundidades del lago Ness. Lo llamaron Nessie.

Décadas después, todavía no sabemos mucho más acerca del misterio de la criatura, aunque todos los años hay alguien que asegura haberla visto. Los intentos por encontrarla no han dado fruto, y el rastreo del lago nunca ha conseguido dar con Nessie. Pero, si todavía conservas la esperanza y te gustaría ver el hogar de la criatura de cerca, puedes pasar una mañana en el lago Ness.

Está situado al norte de Escocia, junto a la ciudad de Inverness, la capital de las Tierras Altas. Desde Inverness, hay muchas compañías turísticas que organizan cruceros por el lago, como Jacobite. Por £13.00 puedes pasar una hora a bordo de un barco que navega por el estrecho lago Ness y cuenta con ventanas submarinas acristaladas para ver las profundidades del lago. Aunque lo cierto es que las aguas de este lago, estrecho y alargado, son más bien turbias, y Nessie tendría que acercarse mucho para poder verla bien. Aun así, los cruceros son un éxito, ya que con monstruo o sin él, el lago es ya una leyenda.

Algunos de los cruceros, además, te llevan hasta el embarcadero del castillo de Urquhart, que está situado en mitad del lago, en una de las orillas, y te dejan una hora libre para explorar la fortaleza. Tras siglos de disputas por su dominio, hoy en día está en ruinas, pero puedes pasear por los antiguos muros y torres y descubrir la historia de este castillo escocés. Sin quitar la vista en ningún momento, por supuesto, de las aguas del lago… ¿Quién sabe si en cualquier momento podría asomarse una cabeza?

Foto / Bea y Fredi

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...