El apocalipsis maya como reclamo turístico

Según el calendario maya, el próximo 21 de diciembre se acaba el mundo, y México ha sabido aprovechar el tirón de esta profecía apocalíptica para atraer a un gran número de turistas a las tierras que los mayas habitaron durante más de 3.000 años.

La pirámide de Kukulkán, en Chichén Itzá.

“El fin de una era”. “Fin de la Cuenta Larga Maya”. “Baktun 13: una nueva era comienza”. Estos son los lemas con que Cancún, Chichén Itzá y Tabasco se promocionan turísticamente de cara al próximo 21 de diciembre, cuando según el calendario maya debería llegar el fin del mundo. Esta civilización milenaria se desarrolló en cinco estados del actual México, que no dudan en aprovechar la predicción del apocalipsis para atraer turistas.

Cancún y la Riviera Maya son dos de los lugares que más se han beneficiado del tirón del apocalipsis. Los hoteles de Cancún lanzaron ofertas especiales para la tercera semana de diciembre, que incluyen excursiones a Chichén Itzá, donde está de la enorme pirámide de Kukulkán; Tulum, un balneario con sus propios restos arqueológicos o al parque natural de Xcaret.

De momento, el fin del mundo ha resultado todo un éxito para el sector turístico, ya que los hoteleros de Cancún tienen un 9% más de reservas que el año pasado y cifran la ocupación para las fechas en que acaba el calendario maya en un 90%. Tanto Cancún como la Riviera Maya están situados a unos 200 kilómetros de Chichén Itzá, lo que junto a sus playas supone un gran estímulo para los turistas, que han reducido su presencia en la zona desde 2008.

En Chichén Itzá está programado para el 21 de diciembre el “Fin de la Larga Cuenta Maya”, una ceremonia donde se presentarán diversos rituales de esta cultura milenaria. Los actos y conferencias que se preparan en distintos puntos del país relacionadas con la predicción cuentan con la colaboración del Instituto Nacional de Arqueología e Historia (INAH), que pretende desmitificar algunos conceptos que existen sobre los mayas.

El Templo de la Calavera, en los restos mayas de Palenque (Chiapas).

La profecía del fin del mundo aparece en el Monumento 6, una estela -piedra tallada- que podemos ver en el Museo Regional de Antropología Carlos Pellicer Cámara de Villahermosa, en el estado de Tabasco (al sureste del país). Quizá, los visitantes se decepcionarán al saber que el Monumento 6 no habla de profecías, sino que en ella aparece la vida de un gobernante; y que la fecha que aparece en él es el 23 de diciembre y en vez del 21, el día que popularmente se considera que acabará el mundo.

No solo los turistas extranjeros llegarán al país centroamericano para vivir este fin del mundo, los propios mexicanos también lo esperarán cerca de los lugares que los mayas habitaron hasta la llegada de los españoles. Tapachula y Chiapas esperan la llegada masiva de turistas mexicanos, y en uno de los yacimientos de este último Estado se ha instalado un reloj con una cuenta atrás que concluirá el día del fin del mundo.

Fuente: La Voz de Galicia

Fotos: Daniel Schwen y Ruben Charles

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...