¿Viajar o vivir en Japón?

Una iniciativa de la aldea de Mishima busca nuevos residentes que se puedan convertir en el soplo de aire fresco que necesita la región.

Templo en Tokyo

Japón es un país distinto, particular, que puede disfrutarse desde diferentes puntos de vista. Tenemos el Japón tecnológico o el tradicional, por citar dos ejemplos reconocibles. Y viajar a Japón es muy recomendable, ¿pero y si viviéramos allí? Algunas zonas del país están intentando captar nuevos habitantes por todos los medios posibles. La intención es repoblar lugares que han quedado poco habitados y en los que vendría muy bien que nuevas familias se desplazaran allí.

Es el caso de la aldea Mishima, donde se ha iniciado una campaña con el objetivo de recibir personas que estén dispuestas a vivir en esta región de Japón. Situada en el conglomerado de tres islas formado por Kuroshima, Takeshima e Ioujima, la aldea cuenta en la actualidad con poco más de 400 habitantes repartidos por lo largo y ancho de la región. No penséis que se encuentra cerca de Tokyo y de la civilización más avanzada del país, dado que está cerca de Kagoshima, muy, muy lejos.

Si nos mudamos allí lo que nos ofrecen es un paquete de ventajas que seguramente muchas personas no dudarían en aceptar si se tratara de un lugar de su propio país. A los nuevos residentes se les proporciona un sueldo mensual, un importe al llegar para los gastos de mudanza, incentivos económicos por tener hijos, alquiler de casa muy barato y pago de gastos en las citas románticas que tengamos (porque al fin y al cabo quieren que los habitantes se casen y que tengan hijos).

También dan a los nuevos residentes una vaca que es capaz de proporcionar la carne más deliciosa del país, aunque el animal no necesariamente tiene que acabar como alimento. También, si así lo prefieren los nuevos residentes, pueden cambiar la vaca por una cantidad económica de medio millón de yens. ¿Y cuáles son los requisitos para que podamos convertirnos en nuevos ciudadanos de esta región de Japón?

El principal es que tengamos, como máximo, 55 años. No quieren más población de una edad mayor, dado que eso es lo que precisamente les sobra. Por otro lado, los habitantes deberán aceptar un puesto de trabajo en la industria de la propia aldea. Hay dos posibilidades: trabajar en la agricultura o hacerlo en la pesca. También hay una tercera opción: que seamos trabajador autónomo y nos busquemos nosotros mismos la vida para salir adelante y potenciar la economía de la aldea con nuestro trabajo. Quién sabe, quizá os interese más que simplemente viajar de visita a Japón.

Foto: yui_ma

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...