Un restaurante japonés te ayuda en todo lo que necesites

Un nuevo restaurante de Toyama, en Japón, sorprende por proponer a los clientes servicios muy especiales.

Restaurante Taishogun de Toyama

Los turistas que visitan Japón saben que el país es muy amable con los viajeros y en todos los negocios se les trata como auténticos reyes. Es parte del alto nivel de educación y amabilidad del cual hacen gala los nipones en su día a día. Pero lo que está ofreciendo el restaurante Taishogun de Toyama, es algo que está por encima de lo que se ha visto hasta el momento. Se trata de un restaurante especializado en yakiniku que no quiere que sus clientes puedan sentirse desgraciados porque les falte algo.

Por eso en su carta han incluido 10 servicios que responden a necesidades puntuales. Algunos realmente útiles y otros quizá un poco pasados de rosca respecto a lo que solemos buscar cuando visitamos un restaurante. Así, por ejemplo, desde el restaurante se pueden encargar de ir a comprar tabaco por nosotros si nos hemos quedado sin cigarrillos. También nos proporcionan un cargador para que conectemos el móvil si la batería se nos ha agotado y permiten que personalicemos los platos con el objetivo de quitar aquellos ingredientes que no nos gustan mucho.

También podemos decirles a los camareros que tenemos intención de beber muchísimo alcohol, así que ellos se encargarán de proporcionarnos una dosis de ukon, ingrediente con el que se puede resistir mejor la bebida.

Otros servicios incluyen el recibir clases de cómo preparar el yakiniku, que nos limpien la ropa si nos hemos manchado mientras comíamos, que llamen a un taxi para que venga a recogernos y que ajusten la temperatura para que no tengamos frío o calor. Además, si se pone a llover mientras estamos en el restaurante, nos darán un paraguas usado gratuito para que no nos mojemos al salir. Pero estos servicios tienen un precio, dado que el restaurante pone unas normas de conducta a sus clientes para que las cumplan a rajatabla.

Primero, les piden que no flirteemos con sus camareros, dado que se creerán que va en serio y no se podrán concentrar en el trabajo. También se pide que no se pregunte a las camareras la edad que tienen. Si hacemos esto último lo que ocurrirá es que el restaurante nos cobrará el doble por lo que hayamos comido, aunque posiblemente sabremos la edad de la camarera. Las embarazadas tendrán que informar de su estado a los camareros, no podemos molestar sexualmente a ningún trabajador del local, ni hacer ofertas de trabajo, así como informar en privado si nuestra comida se ha quedado fría.

Vía: RocketNews 24

Foto: urakido

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...