Rovaniemi: la ciudad de Papá Noel

Aunque hay viajeros nada entusiastas del turismo navideño, los hay que lo son y mucho, y en este caso nos referimos a ellos porque nos vamos de viaje precisamente a la que es la ciudad de Papa Noel

papa noel

Sé que muchos de nuestros lectores odian la Navidad. No es que se trate de una fobia, sino más bien de pocas ganas de celebrar las que son unas fechas que parecen imponerse en nuestro calendario en las que todos debemos ser más felices, alegrarnos por lo que significan, hacer regalos e iluminar nuestros hogares, y todo ello rodeado de un furor comercial, que pese a la crisis sigue teniendo tirón.Sin embargo, para ellos ya tratamos en nuestro blog destinos perfectos para viajar y olvidarte de que son Navidades, y en este caso queremos darles la opción a todos aquellos que adoran estas fechas a vivirlas de una manera diferente, porque hoy en nuestro blog de viajes nos vamos a ir directos a tierras de Papá Noel, concretamente a Rovaniemi, la ciudad del hombre con barba de los regalos en Laponia.

Rovaniemi: la ciudad de Papá Noel

En realidad, esta ciudad finlandesa es más una mezcla de fantasía con un toque de realidad que todo lo contrario. Casi podríamos decir que se trata de un verdadero parque temático enfocado en la Navidad y todo lo que ello significa. Y pese a que aún no es demasiado conocida, precisamente porque no resulta económico viajar hasta ella, porque pocos están dispuestos a vivir bajo las gélidas temperaturas finlandesas aunque sea por unos días, y porque el turismo que atrae conoce ya de sobra el destino, creo que vale la pena darle a Rovaniemi la oportunidad que se merece, porque al fin y al cabo no hay otro lugar en el mundo que pueda presumir de ser el sitio de dónde es originario Papá Noel, ni tampoco que lo haga de una manera tan divertida para grandes y pequeños, porque visitarla es vivir una de esas películas de Navidad con el taller de Santa y todos los personajes de cuento, pero en la vida real.

Lo cierto es que Rovaniemi ofrece al visitante un taller en el que disfrutar de la vida de Papá Noel, de Santa Claus en su taller, de los renos que le sirven para llegar a tiempo y colarse por todas las chimeneas la noche del 24 de diciembre, de los perros de nieve que pueden además utilizarse como trineos acompañados de un guía, de las cabañas clásicas de madera con estufas de leña y mantas polares como un plan de tranquilidad familiar. Vamos, en definitiva, esta es la ciudad perfecta para vivir unas Navidades de cuento, pero en la vida real.

Imagen:  martinwcox

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...