Quantum of the Seas, el parque de atracciones de los océanos, ya navega por América, Ásia y Europa

Las características únicas de este transatlántico de lujo lo convierten en una atracción para los amantes del ocio en alta mar con alto poder adquisitivo

quantum

El Rey Midas del ocio en alta mar, el Quantum of the Seas, ya se encuentra surcando los mares de diversos enclaves de nuestro planeta. Hace unos meses nos hacíamos eco de la inminente inauguración de este crucero de lujo de Royal Caribbean, programada para mayo del 2015. Sin embargo, las previsiones se han modificado favorablemente para todos aquellos que esperaban con ansia la botadura de uno de los mayores centros de diversión flotantes que jamás se hayan creado, y el Quantum of the Seas está ya navegando por distintas rutas en Estados Unidos, China y Europa.

Este majestuoso barco de la compañía americana, que contó con un coste de construcción que pone los pelos de punta a cualquier mortal, ha sido desde el anuncio de su creación un verdadero atractivo para los más jóvenes de las familias bien asentadas. No en vano, el buque insignia de Royal Caribbean cuenta con innumerables alicientes que hacen salivar no sólo a los chavales con un buen respaldo económico detrás. La propia marca lo cataloga como un «salto al futuro», y sin duda a juzgar por sus características únicas y el diseño de última generación de cada uno de sus equipamientos, razón no les falta.

La innovadora tecnología del Quantum of the Seas permite ofrecer al público que se aventure en sus cruceros por el Caribe o las costas asiáticas, emociones tales como un túnel de viento, desde el que poder experimentar la sensación de ingravidez y sentir que eres un paracaidista saltando desde un avión. Pero quizás, mirando por primera vez una fotografía del barco lo que más nos llama la atención es su cápsula acristalada que nos eleva a más de 90 metros sobre el mar para contemplar unas vistas excepcionales de todo el océano. Más mundanos, pero igual de fascinantes para todos los amantes del ocio y los deportes, son equipamientos como una pista de autos de choque, un rocódromo, piscinas climatizadas de última generación adaptadas para la práctica del surf.

Todo eso sin olvidar las comodidades típicas de un crucero de lujo: camarotes modernos y con toda clase de lujos, restaurantes de todo tipo y con una oferta gastronómica inabarcable y locales con espectáculos que parecen casi de ciencia ficción para hacer las delicias de los más jóvenes. A partir de 500 euros podemos hacernos con un pasaje para este buque de los sueños.

Foto: Glyn Lowe Photoworks

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...