Los turistas del fin del mundo

Los hoteleros de Cancún y la Riviera Maya se friegan las manos ante los datos de ocupación para el 21 de diciembre, fecha del fin del mundo que presuntamente predijeron los mayas hace milenios.

Durante los últimos meses una idea ha rondado y atemorizado la mente de los más supersticiosos. Y a la vez, por una especie de morbo universal, ha alentado sus ganas de que llegue el ‘gran momento’. Se trata de la teoría que indica que el 21 de diciembre, día del solsticio de invierno, se acabará el mundo. Teóricamente así lo indica el calendario maya de la cuenta larga que, con más de 5.000 años de duración, finaliza su enumeración precisamente en ese día.

Este gesto tan simple ha despertado todo tipo de predicciones. Desde las más catastróficas, que apuntan a la caída de un meteorito o a una intensa actividad solar, hasta las más positivas, que dicen que el ser humano podría experimentar una transformación física y espiritual que marcaría el inicio de una nueva era.

En cualquier caso, este presunto fin del mundo ha sido el inicio de una gran fuente de ingresos para los hoteleros de los enclaves mexicanos en los que se emplazan las ruinas mayas. Balnearios como Cancún esperan una llegada masiva de turistas. La ocupación para esa fecha ya se sitúa en el 90% y supera en nueve puntos porcentuales las cifras registradas el año anterior.

Esta zona es, junto a la Riviera Maya, el destino vacacional de sol y playa más cercano a las ruinas de Chichén Itzá, uno de los principales destinos arqueológicos de la península de Yucatán. Fundado en el año 525 d.C., destaca el perfecto estado de sus estructuras y monumentos. Uno de los más populares es el templo dedicado al dios Kukulkán, de forma piramidal y también conocido como ‘El Castillo’.

Es precisamente este conjunto histórico el que espera la mayor afluencia de visitantes para esos días, aunque vivirá su punto culminante el 21 de diciembre. Se celebrará entonces una ceremonia en honor al fin de la cuenta larga, en la que se presentarán distintos rituales prehispánicos. Por si el mundo no explota, al menos haber aprovechado el tirón.

En el marco de los eventos también se realizarán conferencias y actividades culturales. Y es que, según indican los arqueólogos, todas las campañas publicitarias que se están lanzando desde los enclaves turísticos están siendo consultadas con ellos. La intención es aprovechar la afluencia de visitantes para dar a conocer la cultura maya y, de paso, romper algunos mitos.

Sin ir más lejos, y según apuntan estos expertos, el mito del fin del mundo está injustificado. Hasta la fecha concretada es errónea. El Museo Regional de Antropología Carlos Pellicer Cámara (Villahermosa, estado de Tabasco) contiene la pieza, una estela de piedra tallada, de la que supuestamente parte el grueso de la profecía. No obstante, este monumento no se ocupa de vaticinios  sino que se limita a narrar la vida de un gobernante de la región, y la fecha que menciona equivale al 23 de diciembre de 2012.

Superstición o destino fatal, en caso que sobrevivamos a estas fechas y consigamos comernos las uvas que darán entrada al 2013, el litoral de Yucatán siempre tendrá mucho que agradecerle al amor del ser humano por lo místico.

Vía: AFP.

Foto: UniversoAC.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...