Los apartamentos tipo Airbnb prohibidos en Berlín

Los servicios que proponen plataformas como Airbnb quedan prohibidos en Berlín para intentar regular el mercado.

Apartamentos de Airbnb

La sociedad vuelve a contraatacar contra aquellas innovaciones que están naciendo bajo el amparo de Internet y de las nuevas tecnologías. Tal y como Uber se enfrenta al odio de los taxistas, servicios como Airbnb tienen que aguantar que la industria de los hoteles no esté precisamente contenta con su existencia. Y al final han comenzado a verse las consecuencias de esta mala relación, al menos en Berlín, donde se han estipulado duras normas contra quienes hagan uso de este tipo de prácticas.

Lo que ha decidido Berlín es que los apartamentos o casas que se quieran ofertar en Berlín desde la red tendrán que estar registrados como alojamientos turísticos. Las personas que no lo hagan tendrán que plantar cara a grandes multas y lo mismo ocurrirá con las propias plataformas, que tendrán que supervisar la disponibilidad de estos permisos.

Desde el gobierno se intenta poner orden sobre la situación creada recientemente. El pensamiento que se traslada desde las autoridades es que las viviendas son para que las personas vivan y no para ofertarlas con el objetivo de proporcionar alojamiento a los turistas. Es algo en lo que quieren hacer especial hincapié para que todo pueda volver a la normalidad. No obstante, ya hay 6300 casas que han solicitado este permiso para poder seguir operando tal y como lo estaban haciendo antes.

En el pasado año hubo unos 23 mil alojamientos personales que se utilizaron como residencia temporal para turistas, así que la cifra de adopción del permiso no está nada mal. Es probable que cada vez haya más solicitudes si todo sigue de la misma manera, aunque seguramente muchos propietarios se lo pensarán dos veces, dado que ofrecer su vivienda en Airbnb y similares tampoco era una forma de hacerse ricos. Las estadísticas indican que la media de ganancia anual de un berlinés a través de este servicio se encuentra en unos 1800 euros.

Hay diversas asociaciones que han querido destacar que si en 2015 hubo más de 500 mil personas que encontraron alojamiento en Berlín en Airbnb implicará que quizá en 2016, con las nuevas normas, haya problemas para que estos viajeros se desplacen a la ciudad. Pero desde el gobierno argumentan que hay suficientes hoteles para cubrir las necesidades de los turistas. Esto será algo que comprobaremos en los próximos meses, sobre todo si se reducen los volúmenes de turistas que deciden elegir Berlín como destino vacacional el próximo verano, lo cual no nos sorprendería.

Foto: Frans Drewniak

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...