Lo que Google Maps no cuenta: lugares censurados

Hoy en día la aplicación online de Google Maps se ha convertido en una herramienta imprescindible que ha irrumpido en nuestras vidas casi sin darons cuenta.

En los últimos años, Google Maps ha irrumpido en nuestras vidas como una herramienta imprescindible para imaginar el mundo. La herramienta se encarga de cartografiar, de manera cada vez más exhaustiva, distintos lugares del planeta, en ocasiones sorprendentes, como la reciente incorporación del mundo de Harry Potter. Sin embargo, aunque a las cámaras de Google Maps no se les escape rincón alguno y nos permitan ver de cerca lugares remotos, antes de publicarlas la empresa se encarga de emborronar algunas zonas, desde enclaves militares hasta fortalezas o pueblos enteros.

Aunque le apliques el zoom al máximo, no podrás ver, por ejemplo, ni pizca del Palacio Real de Ámsterdam, en Holanda. La imagen aérea aparece, como tantos otros lugares relacionados con la familia real holandesa, difuminada. Lo mismo ocurre con Keowee Dam, un gran embalse artificial que los estadounidenses construyeron en el lago Keowee, en Carolina del Sur, y que desde la vista aérea aparece borroso. Algo más intrigante es la gran mancha de Rusia, una pequeña región de la tundra siberiana, cercana al estrecho de Bering y a Alaska, que aparece completamente desdibujada.

También se mantiene en secreto, por lo menos cartográficamente hablando, el aeropuerto japonés Minamo Torishima, que cuenta con una sola pista de aterrizaje que utilizan las Fuerzas Aéreas de Defensa del país. Siguiendo con la temática militar, también el edificio estadounidense de Michael Aaf, en Utah, es imposible de ver de manera nítida; se dice que allí el ejército realiza pruebas con armas biológicas y químicas. Otros lugares, en cambio, comenzaron censurándose y con el tiempo han aparecido en el motor de búsqueda, como la Casa Blanca y el Capitolio.

¿Por qué algunos lugares se mantienen en secreto? Según Google, por razones de seguridad y porque, además, gran parte de las imágenes proviene de fuentes comerciales y públicas y, en este caso, los proveedores se ven forzados a cumplir con la ley del país en el que operan. Es decir, algunas compañías se ven obligadas a proporcionar imágenes distorsionadas a Google, que, sin embargo, intenta actualizarse constantemente para que no nos quede rincón por descubrir.

Fuente / ABC

Foto / Google Maps

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...