La polémica de la Mezquita de Córdoba

En sus carteles y folletos se ha sustituido el término ‘Mezquita-Catedral’ por el de ‘Catedral’. Una plataforma cívica ha recogido 80.000 firmas para reivindicar esta situación.

La Mezquita de Córdoba ha sido noticia estos días y no precisamente por su reconocido valor histórico, cultural y arquitectónico o por la indudable belleza de la construcción. El motivo no ha sido otro que unos carteles a su entrada en los que los visitantes podían leer ‘Catedral de Córdoba’ en lugar de ‘Mezquita-Catedral’, como el Ayuntamiento aprobó en 1994. Pero como vamos a ver, la cosa va a más y tiene su miga.

Según el periódico El País, parece que la Iglesia inscribió el inmueble en el Registro de la Propiedad en el año 2006. Este gesto, que le costó tan sólo 30 euros, le ha permitido desde hace unos años ir modificando e incuso eliminando de manera progresiva los términos que relacionan este monumento con sus históricas raíces musulmanas. Este hecho provocó que, a finales del pasado año, se pusiera en marcha una iniciativa para hacer frente a este proceso que nos recuerda a una especie de moderna evangelización. La iniciativa se llevó a cabo a través de la conocida página web Change.org, donde los ciudadanos movilizados crearon la ‘Plataforma Mezquita-Catedral de Córdoba’ con el fin de concienciar a la sociedad y autoridades que esta obra de arte debe formar parte del patrimonio público y no ser un instrumento eclesiástico.

Pues bien, esta iniciativa ha logrado resultar efecto y ha alcanzado más de 80.000 firmas, con la consecuente repercusión que ello supone. Una de las consecuencias es que la Junta de de Andalucía se ha hecho eco y ha solicitado información para saber si puede gestionar el inmueble.

Cabe recordar la importancia de esta construcción, que suele denominarse la ‘joya andalusí’ por el carácter único de su arte y su arquitectura. No es para menos, pues hace ya tres décadas que la UNESCO le otorgó a la Mequita de Córdoba el título de Patrimonio Mundial de la Humanidad. Sin embargo, si se elimina todo rastro de sus símbolos musulmanes, este reconocimiento internacional que cada año atrae a miles de turistas podría verse amenazado, y es que la UNESCO también basó su decisión en que la Mezquita es el vivo reflejo de la convivencia de religiones y culturas.

No sabemos cómo acabará esto, pero suponemos que llevará su tiempo. De todas formas, esperamos que este monumento no pierda su identidad.

Fuente / El País

Foto / wingpix

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...