Hay hoteles que no cambian las sábanas entre huéspedes

Un estudio ha desvelado que no todos los hoteles llevan a cabo el cambio de las sábanas cuando se van sus huéspedes.

camas en los hoteles

Hay cosas que preferimos no saber. Somos más felices viviendo en la ignorancia ante algunas de las realidades del mundo que Internet nos está descubriendo. Por ejemplo, nosotros pensamos que hasta en el hotel más barato del mundo, aquel en el cual por 10 euros podemos pasar la noche, nos vamos a encontrar con las sábanas limpias cuando lleguemos a la habitación. Eso sería lo lógico. Es decir, si el martes se alojó una persona y nosotros llegamos el miércoles, lo normal es que las sábanas hayan sido cambiadas y estén limpias.

Es así de sencillo y fácil de entender, ¿verdad? Pues parece que no es así en todo el mundo. Y lo descubrimos a través de un reportaje que ha grabado Inside Edition, que ha estado investigando con la intención de poner a prueba determinados alojamientos. Su plan ha recaído en comprobar cuál es el modo en el que trabajan algunos hoteles para comprobar si en todos ellos se siguen los protocolos adecuados en cuanto a limpieza.

Lo que hicieron fue alojarse en el Residence Inn de la ciudad de Nueva York. Antes de irse rociaron las sábanas con una pintura invisible que se aseguraría de que quedaba una marca intangible a primera vista.

Al día siguiente el equipo del reportaje se alojó en el mismo hotel y en la misma habitación, pero con un registro distinto, para que no les reconocieran. Al entrar en la habitación lo primero que hicieron fue comprobar las sábanas con la intención de ver si la pintura seguía en su sitio. Y justo fue así como ocurrió, vieron que las sábanas no habían cambiado. Cuando hablaron con la dirección del hotel respecto a lo que había pasado les dijeron que había sido un error poco usual, dado que ellos siempre cambian las sábanas. ¿Casualidad?

La investigación les llevó a los responsables del reportaje a través de varios hoteles de la zona y en muchos de ellos se encontraron con los mismos resultados. Lo que hicieron fue dejar mensajes escritos con el spray, imperceptibles sin la luz adecuada, pero útiles para ver si al día siguiente seguían intactos. Mensajes como “He dormido aquí” que al día siguiente seguían presentes evidenciaban que la limpieza en estos hoteles no era ni mucho menos la adecuada. En otros casos no solo no se cambiaron las sábanas, sino también las fundas de las almohadas o las colchas de invierno.

Vía: Inside Edition

Foto: ErikaWittlieb

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...