Encontrada una misteriosa inscripción en el castillo del Rey Arturo

Una inscripción descubierta en el castillo del Rey Arturo lleva a que este lugar vuelva a ganar protagonismo.

misteriosa inscripción

A todos nos gustan las leyendas artúricas y las distintas historias que se cuentan acerca de lo que representó en el pasado la figura del Rey Arturo. Por eso si en tiempos actuales se descubre algo inédito sobre esta leyenda es lógico que nos emocionemos de forma loca. Y es justo lo que acaba de ocurrir con el descubrimiento de una misteriosa inscripción del siglo 7 AD en las ruinas del castillo de Tintagel.

Dicen los expertos que esta inscripción, que se ha encontrado en una piedra de 60 centímetros, es muy particular porque se encuentra elaborada combinando nada más y nada menos que tres tipos de letras. Por un lado se presencia el uso de símbolos cristianos. Por otro lado hay presencia de letras griegas. Y en último lugar tenemos escritura latina. El motivo por el cual hay distintos tipos de escritura puede deberse a que no fue un mensaje dejado por alguien, sino que se trataba del lugar donde una persona practicaba caligrafía.

Que hubiera escritura latina hacía referencia a cómo la cultura romana aún pesaba en Bretaña incluso tiempo después de que los romanos hubieran abandonado la región. Parece que no era frecuente que se escribiera de esta manera en esa época, lo que le da relevancia adicional al descubrimiento.

En el texto se pueden identificar palabras que denotan el tipo de multiculturalidad que podía haber en Tintagel en la época. Se pueden leer nombres celtas y romanos como Budic y Tito, así como palabras del tipo de “viri duo” (dos hombres) o “fili” (hijo). Con ello el interés turístico por el castillo de Tintagel ha vuelto a aumentar, dado que son muchas las personas que quieren ver de cerca estas particulares ruinas bañadas por el mar de las que tantas historias se han contado.

Se dice que este castillo fue donde nació el Rey Arturo y con el cual este personaje histórico tuvo una gran relación a lo largo de su vida. Quien primero lo afirmó fue el escritor Geoffrey of Monmouth en el siglo XII y a partir de ahí ha sido una idea que ha perdurado. Además, también es un lugar que ha dado lugar a otros descubrimientos similares como el que hoy hemos comentado. Por ejemplo, a finales de los 90 se encontró otra inscripción en la que había distintas palabras y el nombre “Artognou”, el cual hubo quien vinculó con otra manera de expresar el nombre de “Arturo”.

Foto: juliacasado1

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...