El túnel subacuático de Estambul ya está listo y estrenado

A principios de este mes el primer ministro turco participó en el primer viaje por el túnel ferroviario que conecta Europa y Asia bajo el Estrecho de Bósforo. Este proyecto forma parte de uno mayor y mucho más controvertido, cuyo fin y estreno se calcula para finales de octubre.

Estambul, la perla turca, es una de las ciudades más atractivas para el viajero. Así lo demuestran los datos de turismo en el conjunto del país, que crecen a paso agigantado y cada vez ofrecen mayor competencia a clásicos de la Vieja Europa como Francia, Reino Unido o España.

Enclaves como la Iglesia de Santa Sofía, el Gran Bazar o el Bazar de las Especias son reclamo suficiente para viajeros de todo el mundo. También la fascinación cultural de un lugar donde Europa y Asia se dan la mano, y donde es posible moverse entre Oriente y Occidente con apenas cruzar un canal. O incluso más fácil, mirar alrededor.

Precisamente el canal es el objetivo a salvar de una obra faraónica que ya ha alcanzado su fin. Del mismo modo que Francia e Inglaterra están conectadas por el túnel del Canal de la Mancha, ahora Asia y Europa están conectadas a través de un túnel ferroviario subterráneo que une ambas orillas de Estambul.

Dicho túnel atraviesa las profundidades del Estrecho de Bósforo, que conecta el Mar Negro con el de Marmara. Mide 13,6 km de largo, aunque solo 1,4 km se realizan bajo las aguas. Más concretamente, a 55 metros bajo el lecho marino, lo que lo convierte en el túnel más profundo del planeta y en toda una obra de ingeniería.

Lo que algún día fue una utopía hoy ya es una realidad. A principios de este mes el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, participó con éxito en el viaje inaugural. Tras la experiencia presumió de que por fin «Londres y Pekín» estaban conectadas por tierra.

El túnel es parte de un proyecto mucho mayor denominado «Marmaray«, cuya inversión supera los 3.700 millones de euros. Programado para inaugurarse el próximo 29 de octubre, también incluye la ampliación de las líneas ferroviarias suburbanas con la creación de una línea de 76 km que, según el Gobierno, transportará 1,5 millones de pasajeros diarios. Todo ello se contempla con la creación de un canal paralelo al Bósforo para mejorar la circulación de barcos, un inmenso aeropuerto y una nueva gran mezquita con vistas a la ciudad.

No todos los planes de Erdogan han sido recibidos con buen pie por la ciudadanía, más bien al contrario. La reurbanización del Parque Central de Gezi, que incluye la construcción de un cuartel militar de la era otomana y una mezquita, fue el detonante de protestas multitudinarias que finalizaron con cinco muertos y miles de heridos, y que protagonizaron las portadas de telediarios de todo el mundo.

Sea como sea, la llegada de este túnel podría facilitar el transporte de la ciudad al viajero interesado por conocer todas las caras de la ciudad. Incluso aquellas que cruzan continentes, y que despiertan un inmenso interés.

Vía: Europa Press.

Foto: Jorge Gobbi.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...