El Coliseo de Roma también se inclina

El Coliseo de Roma ha empezado un proceso de rehabilitación que durará tres años, y que sin duda se convertirá en una excusa más para acercarnos a la capital italiana para ver como ha quedado.

A la Torre Inclinada de Pisa le ha salido un competidor en cuanto a inclinación, y lo ha hecho en su propio país. El Coliseo de Roma, posiblemente el mayor icono turístico del país transalpino, se ha inclinado 40 centímetros sobre su lado sur. Según los técnicos, la inclinación del Anfiteatro Flavio -nombre original del Coliseo- se debe a las vibraciones producidas por los coches que pasan por las calles que lo rodean.

Exterior del Coliseo de Roma, como siempre lleno de turistas.

Este es otro de los motivos por los que el 31 de julio comenzó una polémica reforma en uno de los monumentos más visitados del mundo, que a diferencia de lo que pasó su compatriota de Pisa durante los 10 años que duró su rehabilitación permanecerá abierto al público. Hace 73 años que el Coliseo, construido entre los años 72 y 80 d.C., no se rehabilitaba por completo; y en esta ocasión la reforma durará unos tres años. La polémca reside en que el ‘mecenas’ de estas obras, el empresario Diego Della Valle, se reserva la explotación de la imagen del monumento durante los próximos 15 años. A cambio, el propietario de la zapatera Tod’s y del club de fútbol de la Fiorentina, desembolsará los 25 millones de euros necesarios para la rehabilitación.

¿Cómo afectará la reforma a los turistas? Durante estos tres años que dure la rehabilitación, el Coliseo seguirá abierto, y cuando las obras hayan acabado está previsto que se pueda ver un 25% más de su superficie. En las afueras del Anfiteatro se construirá una zona de servicios, que incluirá las taquillas, los baños o la cafetería; y el recinto podría albergar conciertos. Se limpiará y consolidará la estructura, bastante debilitada -en diciembre se desprendió un fragmento tras chocar un palomoma- y se mejorará el sistema de iluminación.

Tras la reforma, se verá un 25% más de superficie del Coliseo.

Así pues, ya podemos empezar a pensar en un viaje a Roma dentro de tres años para comprobar como le ha sentado al Anfiteatro Flavio su rehabilitación, o si no hemos estado nunca conocerlo. Además de ver el Coliseo, Roma nos ofrece una cantidad enorme de posibilidades turísticas, relacionadas no solo con el Imperio Romano, sino con diferentes épocas históricas. De la época del Coliseo son el Foro Romano y el Panteón, posteriores son las iglesias de San Juan de Letrán o Santa María in Trastevere; también podemos pasarnos por el Vaticano y contemplar la Plaza San Pablo o los museos del país más pequeño del mundo; y darnos una vuelta por las plazas Spagna, Navona o Campo dei Fiori. Sin duda, el hecho de que se restaure el Coliseo no dejará de ser una excusa más para visitar la ciudad eterna.

Fuente: Euronews

Fotos: teldridge+keldridge y calu777

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...