¿Cancelo mi viaje a los Juegos Olímpicos de Brasil por el zika?

Repasamos la situación actual respecto al virus del zika y la organización de los Juegos Olímpicos de Brasil.

zika

Si estáis preocupados por la organización de los Juegos Olímpicos de Brasil os debemos decir que no estáis solos, millones de personas se encuentran en la misma situación. Las alarmas de contagio por el virus zika han colocado a la nación en una situación complicada, sin estar claro qué es lo que ocurrirá con la esperada cita deportiva. Por ahora ya hemos oído pronunciarse a las autoridades sanitarias internacionales, a deportistas de varios países y a organizadores sobre lo que opinan de este importante acontecimiento. Para llegar a una conclusión sobre lo que deberíamos hacer vamos a realizar un repaso a los últimos titulares y a la situación general.

Los científicos no se fían

Un grupo de más de 170 científicos ha elaborado una carta que ha sido enviada a la OMS y al COI con el objetivo de que los Juegos Olímpicos de 2016 sean aplazados o cambiados de localización. Quien firma la carta a modo de representante es Amir Attaran, un epidemiólogo de Canadá que ya se ha pronunciado al respecto y ha hecho ver que la situación no es como para tomársela a broma. El problema que preocupa a los científicos es que organizando un evento de estas características se producirá una vía ideal por la cual extenderse y contagiarse el virus. Habrá medio millón de personas que procederán de todas las esquinas del mundo con el objetivo de participar en los juegos o de asistir como espectadores.

El riesgo se encuentra en que estas personas se podrían contagiar con el virus e introducirlo luego en otros países, sus respectivos lugares de origen. Y de esa forma podríamos encontrarnos ante una situación crítica a nivel internacional, en la cual los infectados se irían acumulando de manera descontrolada. Una vez esas personas infectadas vuelvan a sus respectivos países, se producirá un efecto cadena al pasar el virus a los mosquitos de sus lugares de origen y de estos mosquitos a más personas infectadas. En poco tiempo el mundo entero podría ser víctima del zika.

Por ahora la OMS no ha accedido a estas peticiones de seguridad y se argumenta, entre otras cosas, que la difusión del virus es compleja entre los mosquitos de otros países. El motivo de ello es que no todos los mosquitos del mundo son transmisores del virus. En países como Canadá no habría ningún problema, pero sí ocurriría en zonas menos desarrolladas como África Central. Se piensa principalmente en las consecuencias que habría para este tipo de naciones en las que el zika podría resultar desastroso. Y además, hacen especial hincapié en que Brasil ya ha superado el efecto del zika en el pasado en la variedad que está acosando a su sociedad en estos momentos: la conocida como aedes aegypti. Hubo dos grandes infecciones de esta variedad en el pasado y ambas fueron superadas con facilidad, primero en el marco de la Segunda Guerra Mundial y segundo más recientemente en la década de los años 90. Una tercera victoria contra el aedes aegypti no sería de extrañar, pero el país tendría que contener el virus.


Así mismo, los científicos aprovechan el momento para hundir más el dedo en la llaga y remarcar que no hay que olvidar que las condiciones de salud en Brasil no son precisamente las mejores. En especial han estudiado la zona de Barra da Tijuca, que es donde se encuentran las instalaciones olímpicas. Ahí en estos meses del año 2016 se han producido multitud de casos de dengue, otra enfermedad muy preocupante que deberían tener en mente los viajeros que decidan ver los Juegos Olímpicos en vivo.

Los científicos creen que desde el principio ha sido un error la organización de este evento en un país como Brasil, que no está pasando precisamente por un buen estado de forma. La nación tiene graves problemas económicos, sociales y políticos, a los que ahora se suman las infecciones por el zika provocando un resultado explosivo que se puede convertir en un duro momento para la sociedad brasileña, especialmente en términos de turismo. Pero la respuesta que se ha dado por ahora es que debido a que el zika ya se ha extendido fuera de Brasil, no está justificado cancelar un evento de estas dimensiones, a la vista de que la situación no puede ser “peor”.

Los deportistas están divididos

Claramente, podemos imaginar cuál va a ser el enfoque por el que se adopte por parte de los atletas. Ya estamos viendo cómo los brasileños defienden a capa y espada la organización del evento, mientras que en otros países está comenzando a producirse un claro sentimiento de paranoia. Los Juegos Olímpicos comenzarán oficialmente, salvo cambios en la organización, el día 5 de agosto. Conocidos rostros del mundo del deporte argumentan que no hay de qué preocuparse. Es el caso de Ronaldo Nazario y Ronaldinho, que han recomendado que los viajeros de todo el mundo se desplacen a Brasil, porque disfrutarán de un evento que les hará muy felices y se lo pasarán en grande. Los dos futbolistas, recordados por haber pasado mucho tiempo en la liga española, confían en que todo irá como la seda. Ambos son embajadores deportivos de Brasil en el mundo y están comprometidos a dar su apoyo a la nación.

Pero como decimos, no todo el mundo está dispuesto a dar su apoyo a Brasil y arriesgar su salud por participar en el evento. Por ejemplo, Pau Gasol, uno de los jugadores de baloncesto más respetados de la historia de España, ha mencionado que él quiere conocer más información y estar informado de los riesgos en su totalidad. Cree que no se está dando tanta información como podría y que hay muchos aspectos que han quedado ocultos sin ser desvelados. Por eso el apuesta por compartir estos datos para que cada uno pueda tomar la decisión por su cuenta. Gasol también ha recordado lo que mencionábamos antes, que el dengue ha aumentado a una proporción extrema en este año 2016 en Brasil.


Comenta que hay muchos jugadores que se plantean tener familia y que no quieren arriesgar su futuro debido a la participación en este multitudinario evento deportivo. Pau Gasol remarca que él está muy informado sobre el asunto porque conoce científicos que trabajan con el zika y todavía no ha tomado una decisión sobre lo que hará, puesto que lo está valorando. Comenta que sabe que hay mucha disparidad de opiniones, pero el riesgo viene a ser de manera definitiva un riesgo, y eso es algo que cada deportista o viajero tiene que valorar por su propia cuenta.

La situación es tan preocupante que incluso hay deportistas brasileños que también han alertado de los problemas que puede suponer la organización de los Juegos Olímpicos en este contexto. Es el caso de otro jugador de fútbol conocido en España, Rivaldo, que dice que hay una falta de seguridad alarmante en su país y que por ello no habría que participar en el evento.

¿Qué hay que tener en cuenta si pensamos viajar?

Una de las alertas que se han comunicado al mundo es clara: que las embarazadas no viajen a Brasil para asistir a los Juegos Olímpicos. Se recomienda que las embarazadas se queden en su país y que disfruten del evento por televisión. El principal motivo de ello es que el virus se puede transmitir al feto y existe riesgo de que el bebé nazca sin vida. Desde el ECDC realizan una serie de recomendaciones reducidas y bastante simples de cómo se debe actuar en caso de decidir viajar al país, tanto si somos espectadores como si actuamos en papel de participante.

Recomiendan que se sigan las medidas de higiene habituales que están generalizadas, con el objetivo de evitar riesgos. Uno de los problemas que podemos sufrir son problemas de digestión, por lo cual la higiene es fundamental. El otro de los problemas es el que está vinculado con las picaduras de mosquito. Para eso se recomienda que vistamos con camisetas de manga larga y que utilicemos repelentes en nuestro cuerpo para evitar que los mosquitos nos piquen. Además de la manga larga también se recomiendan pantalones largos. No obstante, no es lo más idóneo en esta época del año y para los atletas no es, ni mucho menos, algo viable.


Nosotros querríamos añadir, en la medida de lo poco que se puede aconsejar en estos casos más allá de lo habitual, es que hagáis la reserva de hoteles u hostales en los que os aseguren que las instalaciones tienen aire acondicionado. El motivo se encuentra en que a los mosquitos no les gusta nada el frío, por lo que si tenemos un sistema de aire acondicionado garantizaremos que los insectos no nos acabarán picando, porque se mantendrán fuera de la habitación. También podemos rociar la cama con insecticida, algo que evitará que los mosquitos se acerquen o instalar mosquiteras que también nos protegerán de forma adecuada. Cualquier tipo de medida preventiva puede ser beneficiosa para nosotros a la hora de mantenernos alejados de los mosquitos que transmiten la enfermedad.

¿Qué deberíamos hacer?

Está claro que, como decía Gasol, la última palabra la tiene cada persona de manera individual. No es posible decidir si viajar o no a Brasil para asistir a los Juegos Olímpicos siguiendo lo que haya decidido otra persona. Es algo que hay que plantearse muy seriamente, puesto que podríamos estar poniendo nuestra salud en riesgo si lo hacemos. Por otro lado, también es posible que al final los Juegos Olímpicos se acaben cancelando y que el viaje que hemos preparado con tanto mimo se vaya al traste o que tengamos que intentar modificarlo si al final la sede cambia a otra parte del mundo. Por ahora, como todavía quedan unos meses hasta agosto, se recomienda ser cautos y tener paciencia.

Foto: Zika vía Shutterstock

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...