Bali prohíbe el turismo internacional sin poner fecha de retorno

Los visitantes interesados en hacer turismo en Indonesia tendrán que esperar hasta un momento no determinado del futuro.

El gobierno de Bali se quiere blindar ante posibles infecciones procedentes del exterior, motivo por el cual han anunciado que no dejarán que entren turistas del extranjero hasta, como pronto, el año 2021. No es que las fronteras se hayan cerrado de forma absoluta, puesto que posiblemente sí permitan que entren profesionales y personas que viajen por motivos familiares, pero al menos el turismo lo han cortado de raíz.

La decisión que han tomado en la isla ha sorprendido a propios y extraños debido a que hasta hace poco el perfil por el cual había optado Bali era totalmente distinto. Con anterioridad se había anunciado a bombo y platillo que Bali estaría abierta para el turismo de nuevo a partir del día 11 de septiembre. Para ir calentando el ambiente la región ya había reinaugurado las playas, las principales atracciones turísticas y los templos. Todo estaba listo para que llegara el visitante del extranjero después de que el turismo nacional hubiera despegado con unos resultados aparentemente positivos.

Pero los planes se han visto truncados debido a que las cifras de coronavirus han empezado a aumentar de forma sensible en toda Indonesia.

La situación preocupa tanto al gobierno que han preferido no poner fecha al bloqueo del turismo internacional. Se ha dicho que al menos no se aceptarán viajeros hasta 2021, pero esta declaración no precisa si 2021 será el momento en el que acaben permitiendo que vuelvan. Lo más probable es que todo dependa de las estadísticas, de si existe una vacuna en circulación que funcione y de, en definitiva, si la COVID-19 ha sido contenida.

Y no es el único lugar de Indonesia donde ha ocurrido, puesto que en la capital, Yakarta, se ha tomado la misma decisión. Lo más probable es que los demás puntos del país se vayan cerrando de la misma manera. Desde el gobierno se argumenta que entienden la importancia de apoyar a la recuperación del turismo con visitantes del extranjero, pero también son conscientes de lo necesario que es actuar con cuidado, con prudencia y, sobre todo, no de manera acelerada. Tal y como dicen, «esto requiere una preparación cuidadosa».

El problema es que Bali, como muchos otros lugares del mundo que «se alimentan» del turismo, depende de la llegada de visitantes. Por eso se cree que estos meses hasta la vuelta a la normalidad van a ser muy duros y lo que se espera es que el gobierno apoye a los negocios para echarles una mano con la intención de que puedan sobrevivir hasta que todo mejore.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...